El legado del chef, Lucien Olivier: la ensaladilla rusa.

La ensaladilla rusa aparece por primera vez en España en 1858, formando parte de un menú propuesto en el libro: “La cocina moderna, según la escuela francesa y española” del cocinero español Mariano Muñoz, que servía a los condes de Campo Alange, en Badajoz.

Se entendía entonces que una ensaladilla rusa era igual a la llamada “italiana”. La receta siguió una trayectoria en la cual se conocía también como la “ensaladilla a la soviética”, después de haber sido bautizada como “ensalada rusa imperial”, que llevaba perdiz, salmón y caviar. “La soviética” llevaba hortalizas más baratas y era servida como tapa en los bares. Después de la Guerra Civil, se cambió la denominación a “ensaladilla nacional” o “ensaladilla imperial” para evitar cualquier asociación del plato con un posible origen soviético o comunista.

ensaladilla rusa 2

¿La ensaladilla rusa, es rusa?

Sí y no. Fue en 1864 en un restaurante del centro de Moscú, cuando por primera vez se sirvió un plato llamado “Ensaladilla Olivier” por el cocinero franco-belga, Lucien Olivier. Dedicado a la alta cocina francesa, experimentaba con diferentes platos de lujo y con decoraciones atrevidas y excepcionales. Rápidamente su platillo estrella era conocido entre toda la élite moscovita.

Olivier servía una ensalada hecha con carne cocida de urogallo, perdiz o venado, alternadas con capas de caviar, alcaparras y caldo en gelatina. Alrededor llevaba colas de cangrejo y lengua de ternera, además de patatas cocidas, huevos duros y pepinos, todo ello coronado por una mayonesa aderezada con mostaza y especias. Al parecer, los clientes solían mezclarlo todo junto en el plato y el cocinero decidió servir la ensaladilla de ese modo, picada en trozos pequeños y con más salsa. Varios restaurantes rivales comenzaron a hacer versiones similares y el plato se convirtió en uno de los más habituales entre la clase acomodada rusa.

El exilio de los aristócratas tras la Revolución Rusa de 1917 dio a conocer la “ensaladilla Olivier” o “ensaladilla rusa” en otros países como Estados Unidos, a la vez que en la Unión Soviética se extendía una versión sin ingredientes de lujo. En esta versión, el caviar y las carnes sofisticadas fueron reemplazados por guisantes, pepinillos encurtidos y pollo cocido o atún.

Hoy en día los ingredientes principales de la ensaladilla rusa son la patata cocida y diversas hortalizas cortadas en trozos menudos mezclados con mayonesa. En Rusia y otros países eslavos es un plato popular y muy conocido por su fácil elaboración, bajo precio y apariencia festiva aunque allí usan además arenques, pollo cocido y remolacha.

ensaladilla rusa 4

La versión española suele añadir atún en conserva de aceite, además de zanahoria y guisantes. El resto de los ingredientes suelen ser huevos duros, espárragos, pimientos del piquillo, cebolleta, aceitunas enteras sin hueso o picadas y pepinillos en vinagre picados. Menos tradicional y bastante discutida es la presencia de tomate, lechuga, ajo o gambas en algunas variantes. Dependiendo de la tradición culinaria de cada región y de la combinación propuesta por el chef, puede llevar además otros ingredientes. Es lo que hace la ensaladilla rusa especial y única en cada sitio en la que la probamos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.