El gazpacho, una delicia que se disfruta fria.

gazpacho 1

 

Uno de los placeres de un verano caluroso es que uno siempre se puede refrescar al mediodía con un buen gazpacho. Una sopa fría, deliciosa que aporta al cuerpo nutrientes, gracias a sus selectos ingredientes como el aceite de oliva, vinagre y hortalizas crudas, generalmente tomates, pepinos, pimientos, cebollas y ajo.

El origen del actual gazpacho es incierto, aunque tradicionalmente se le ha considerado un plato del interior de Andalucía, donde el aceite de oliva y los productos de la huerta son abundantes y los veranos muy secos y calurosos. Por esta razón se le conoce comúnmente como gazpacho andaluz y data de la época del al-Ándalus. Algunos autores afirman del gazpacho, en tono jocoso, que “tiene raíces, pero no historia, al menos de historia escrita”.

 

Para garantizar el peculiar sabor y aroma del gazpacho, igual como la textura hay que escoger los ingredientes básicos con cierta habilidad.

 

  • Tomates:

Deben ser bien maduros para que aporten dulzura, antes eran sólo posibles en otoño, pero en la actualidad con el desarrollo de invernaderos y del transporte desde otras latitudes, es posible tener tomates curados casi durante todo el año. Esta hortaliza es la que brinda el color rojo al gazpacho debido a su contenido en licopeno (colorante natural en la piel y carne del tomate). Su exclusión o inclusión como ingrediente hace que se hable de “gazpachos blancos” o de “gazpachos rojos”, respectivamente. En algunos períodos de escasez se ha empleado pimentón en lugar del tomate para lograr el color rojo.

 

  • Pimientos (rojos o verdes):

El pimiento es una verdura que proporciona frescura y sabores con ligeros toques agrios, en España esta variedad de pimientos no suele ser picante.

 

  • Ajo:

El ajo en pequeñas cantidades proporciona un aroma característico, dependiendo de los gustos se añade más o menos. Una de las funciones en el gazpacho es la emulgente entre el aceite de oliva y las hortalizas.

 

  • Pan:

Se emplea para aumentar volumen o espesar, pero si se emplea se reduce el carácter de bebida refrescante. En su elaboración tradicional suele emplearse restos de pan duro que habitualmente se remojan en agua.

El pepino y la cebolla, que si bien no se incluyen en la sopa básica, se pueden aportar como acompañamiento en forma de picada.

  • Pepino:

El pepino se lleva bien con el vinagre. Su sabor es fuerte y su proporción es una medida a tener en cuenta por el gazpachero. Cuando su elaboración no incluye pepino se suele tildar de “gazpacho suave”. Tanto las propiedades del pepino, como las del vinagre y las del agua fría, aliviaban la sed de los segadores que trabajaban en largas jornadas, bajo condiciones de temperatura extremas y con el único alimento durante el día de su gazpacho.

  • Cebollas:

En las recetas suele ponerse una cierta cantidad. Proporciona saborizantes naturales.

El aceite de oliva, vinagre, agua y sal son el resto de ingredientes. Suelen emplearse los de mejor calidad, bien conocido es el refrán popular “con mal vinagre y peor aceite, buen gazpacho no puede hacerse”.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *