Entradas

Encendido del alumbrado de Navidad

Navidad 2017. El jueves 23 de noviembre, a partir de las 19.00 horas, La Rambla será el escenario del acto de encendido del alumbrado de Navidad.

La Navidad empieza este 2017 en La Rambla. Concretamente, el acto oficial de encendido del alumbrado se celebrará delante del centro Arts Santa Mònica, con el fin de homenajear a las víctimas del atentado del 17 de agosto, y para rendir un reconocimiento a la respuesta tanto de los comerciantes como del vecindario de La Rambla.

El espectáculo, que dará el pistoletazo de salida al ciclo navideño de la ciudad, propone descubrir la “ingravidolla” de Navidad que se hincha dentro de nosotros cada vez que empiezan las fiestas. Pero, ¿qué es una ingravidolla? Pues es la sensación de ingravidez, emoción o sentimiento de estar dentro de una burbuja que aparece justo en el momento en el que nos damos cuenta y sentimos que la Navidad se acerca.

El encendido del alumbrado de este año nos acerca al espíritu de la Navidad, representado por las “ingravidolles del corazón”, que con música y danza nos invitarán a encender las luces de Barcelona.

Las “ingravidolles” serán el nexo de unión de las diferentes actividades que el ciclo navideño nos ofrecerá en la ciudad de Barcelona.

Fuente: Ajuntament de Barcelona.

gazpacho 1

El gazpacho, una delicia que se disfruta fria.

gazpacho 1

 

Uno de los placeres de un verano caluroso es que uno siempre se puede refrescar al mediodía con un buen gazpacho. Una sopa fría, deliciosa que aporta al cuerpo nutrientes, gracias a sus selectos ingredientes como el aceite de oliva, vinagre y hortalizas crudas, generalmente tomates, pepinos, pimientos, cebollas y ajo.

El origen del actual gazpacho es incierto, aunque tradicionalmente se le ha considerado un plato del interior de Andalucía, donde el aceite de oliva y los productos de la huerta son abundantes y los veranos muy secos y calurosos. Por esta razón se le conoce comúnmente como gazpacho andaluz y data de la época del al-Ándalus. Algunos autores afirman del gazpacho, en tono jocoso, que “tiene raíces, pero no historia, al menos de historia escrita”.

 

Para garantizar el peculiar sabor y aroma del gazpacho, igual como la textura hay que escoger los ingredientes básicos con cierta habilidad.

 

  • Tomates:

Deben ser bien maduros para que aporten dulzura, antes eran sólo posibles en otoño, pero en la actualidad con el desarrollo de invernaderos y del transporte desde otras latitudes, es posible tener tomates curados casi durante todo el año. Esta hortaliza es la que brinda el color rojo al gazpacho debido a su contenido en licopeno (colorante natural en la piel y carne del tomate). Su exclusión o inclusión como ingrediente hace que se hable de “gazpachos blancos” o de “gazpachos rojos”, respectivamente. En algunos períodos de escasez se ha empleado pimentón en lugar del tomate para lograr el color rojo.

 

  • Pimientos (rojos o verdes):

El pimiento es una verdura que proporciona frescura y sabores con ligeros toques agrios, en España esta variedad de pimientos no suele ser picante.

 

  • Ajo:

El ajo en pequeñas cantidades proporciona un aroma característico, dependiendo de los gustos se añade más o menos. Una de las funciones en el gazpacho es la emulgente entre el aceite de oliva y las hortalizas.

 

  • Pan:

Se emplea para aumentar volumen o espesar, pero si se emplea se reduce el carácter de bebida refrescante. En su elaboración tradicional suele emplearse restos de pan duro que habitualmente se remojan en agua.

El pepino y la cebolla, que si bien no se incluyen en la sopa básica, se pueden aportar como acompañamiento en forma de picada.

  • Pepino:

El pepino se lleva bien con el vinagre. Su sabor es fuerte y su proporción es una medida a tener en cuenta por el gazpachero. Cuando su elaboración no incluye pepino se suele tildar de “gazpacho suave”. Tanto las propiedades del pepino, como las del vinagre y las del agua fría, aliviaban la sed de los segadores que trabajaban en largas jornadas, bajo condiciones de temperatura extremas y con el único alimento durante el día de su gazpacho.

  • Cebollas:

En las recetas suele ponerse una cierta cantidad. Proporciona saborizantes naturales.

El aceite de oliva, vinagre, agua y sal son el resto de ingredientes. Suelen emplearse los de mejor calidad, bien conocido es el refrán popular “con mal vinagre y peor aceite, buen gazpacho no puede hacerse”.

 

 

noche de san juan 2

La noche de San Juan. Para disfrutar la Revetlla con placer gastronómico.

noche de san juan

 

Es la noche de San Juan, llega en solsticio de verano y por medio de sus mitos y rituales es posible hoy disfrutar de una buena noche y purificar nuestra energía. Listos para recibir el verano con alegría y buena vibra.

Pero, ¿por qué se celebra el día de San Juan?

La víspera o noche de San Juan es una festividad en la que por tradición se encienden hogueras. El origen de esta costumbre se asocia con la llegada del solsticio de verano. La finalidad de la hoguera, es “dar fuerza al sol” que a partir de ese día se irá haciendo más débil. A partir del día 23 de Junio de cada año, la noche más corta del año, cada vez más los días se irán haciendo más cortos.

Esta celebración tiene también una connotación simbólica, el fuego se enciende para purificar a las personas que lo contemplan.

La fiesta cristiana de San Juan es el 24 de junio, seis meses antes de la víspera del nacimiento de Jesús, que es el 24 de diciembre.

Este día se celebra en varios lugares de Europa, siendo muy arraigada en España, Portugal, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Estonia y Reino Unido.

noche de san juan 2La celebración de San Juan en Catalunya.

En Catalunya esta celebración de denomina la Revetlla de Sant Joan, la Nit del Foc, la Nit de las Bruixes o la Nit del Ros.

Dentro de las tradiciones de la región se encuentra la llama del Canigó, que se inicia con la renovación del fuego en la cumbre del Canigó y culmina con la encendida de las hogueras de la noche se San Juan.

El Canigó es un macizo montañoso de los Pirineos situado en Rosellón al sur de Francia. La cima llamada “pica de Canigó” tiene 2784 metros. Como es una cima de fácil acceso, muchas personas se atreven a subir. Es el 22 de junio cuando cada año suben para encender la hoguera que vigila durante la noche para al día siguiente bajar con las antorchas encendidas para, según la tradición, encender todas las hogueras de San Juan.

Es común encontrar a amigos y familia disfrutando en reuniones, paseando o disfrutando los petardos o fuegos artificiales por la playa o las calles de la ciudad.

noche de san juan coca de san juan

Gastronómicamente esta celebración se suele acompañar de las siguientes delicias culinarias:

¿Qué mejor que celebrar San Juan con una deliciosa barbacoa? Poner unas chuletitas de cerdo al asador, un lomo e inclusive un solomillo de cerdo. El sabor que deja la leña en la carne es imperdible.

No pueden faltar un buen plato de embutidos, también podemos agregar a la barbacoa unas butifarras, choricitos o salchichas caceras.

El pan, un elemento impredecible, tostado pasado por la brasa. Un poco de ajo, aceite y tomate es el perfecto acompañante.

Los pescados y mariscos son una gran opción, sardinas, langostinos y gambas, no pueden fallar.

De postre por supuesto la Coca de San Juan, o también cocas tanto saladas como dulces.

Sea como sea que celebres… ¡Feliz verbena de San Juan!

cuchillos buena cocina

Selección de cuchillos que no pueden faltar en una buena cocina.

En la mesa y en la cocina solemos ver diferentes tipos de cuchillos. Un buen chef usa una amplia gama de cuchillos para cortar y elaborar los platillos. Te presentamos una selección de los cuchillos que no pueden faltar en una buena cocina:

Cuchillo de pan.

Con una hoja aserrada se usa para rebanar el pan y disminuir el uso de fuerza y con ello migas que se desprenden de este.

cuchillo de pan. cuchillos buena cocina

Cuchillo para deshuesar.

Una hoja especialmente diseñada para deshuesar ciertos tipos de carne, p.ej. vacuna, pollo, pescado, etc.

cuchillos buena cocina

Cuchillo del Chef. Uno de los cuchillos que no puede faltar en una buena cocina.

El cuchillo de cocina por excelencia. También se llama a veces “cuchillo francés”. Suele tener una hoja larga y ligeramente curvada sirve tanto para cortar como para picar diferentes alimentos. Su diseño es especialmente pensado para realizar cortes, rebanadas y picar muy fino. Es posible encontrarlo en diferentes longitudes pero todos con la misma forma.

cuchillos buena cocina

Cuchillo eléctrico.

Técnicamente esto no es un cuchillo sino un electrodoméstico. La hoja serrada se activa automáticamente en la parte en la que se realiza el corte o la rebanada. Se suele utilizar en la cocina industrial para rebanar más rápidamente.

cuchillos buena cocina

Cuchillo de cocina.

El cuchillo multiuso que se encuentra en cualquier cocina. Con él se pueden preparar todo tipo de alimentos. A diferencia del cuchillo del Chef este puede tener cualquier forma y no suele picar tan fino como el auténtico del Chef.

cuchillos buena cocina

Cuchillo de mesa.

Es una pieza de la cubertería. Suele tener dos formas diferentes, como cuchillo para untar o cuchillo para cortar carne. El primero se emplea para la mayoría de los alimentos, incluido el pescado, mientras que el segundo se usa sobre todo para cortar carne, p.ej. Entrecote.

 

Cuchillo patatero.

Tiene una hoja muy corta y generalmente se emplea para pelar las pieles y cortar verduras.

cuchillos buena cocina

Cuchillo jamonero.

Se caracteriza por tener la hoja muy flexible, larga y fina. Sirve para obtener finas lonchas de jamón u otros embutidos.

cuchillos buena cocina

Cuchillo de queso.

Empleado especialmente para cortar diferentes tipos quesos. Existen versiones dependiendo de la textura del queso: blando o duro. Otra versión con la misma finalidad que se emplea en el corte de los quesos nórdicos, procedentes del norte de Europa, es el rebanador de queso.

 

El mantenimiento es la clave para tener en buen estado los cuchillos de cocina.

El mantenimiento de los cuchillos es muy importante y teniendo en cuenta que cada cuchillo tiene una función específica, resulta desaconsejable emplearlo para otros usos para los cuales no está preparado; por ejemplo, es peligroso y se deteriora la hoja de un cuchillo de cocina si se emplea como abrelatas. El principal mantenimiento es su limpieza, dejando que no se acumule suciedad entre el mango y la hoja. Por esta razón, cada vez que se emplee el cuchillo se aconseja limpiar con un trapo limpio de algodón la superficie del filo; de esta forma no sólo se limpia la superficie, sino que además se evita la oxidación y la mezcla de olores y sabores.

El segundo factor importante en el mantenimiento de los cuchillos es que deben mantenerse afilados. Por esta razón por la que se aconseja llevar los cuchillos a un afilador profesional o disponer de una piedra de afilar capaz de poder poner al día el filo del cuchillo. Para esto existe una regla simple, “Un cuchillo mal afilado es mucho más peligroso que uno bien afilado”. Con el cuchillo mal afilado se hacen sobre-esfuerzos al cortar y se corre el peligro de no controlar el corte, un cuchillo afilado hace el corte sin apenas esfuerzo y su corte es posible controlarlo.

espárragos

Espárragos, la verdura culinaria por excelencia.

espárragosDe todas las verduras que se encuentran habitualmente en la mesa de los comensales, hay una que siempre destaca, el esparrago. Es una de las verduras preferidas desde la antigüedad. Incluso la palabra esparrago deriva del griego antiguo aspharagos y se originó en el persa asparag que significa simplemente “brote”.

Ha sido usado desde tiempos muy antiguos como verdura culinaria, debido a su delicado sabor y a sus propiedades diuréticas. Hay una receta para cocinar espárragos en el libro de recetas más antiguo que se conserva, “De re coquinaria”, escrito en el siglo III.

En España, el espárrago se utilizaba sobre todo el espárrago silvestre (espárrago triguero) como seto para delimitar las parcelas aprovechando sus hojas en forma de pinchos.

Rico en vitaminas y minerales, el esparrago cuenta con un valor nutricional equilibrado y destaca por sus beneficios para la salud.

A continuación te presentamos el valor nutricional de los espárragos:

Valor nutricional por cada 100 g
Energía 20 kcal 85 kJ
Carbohidratos 3.88 g
Grasas 0.12 g
Proteínas 2.2 g
Retinol (vit. A) 38 μg (4%)
Tiamina (vit. B1) 0.143 mg (11%)
Riboflavina (vit. B2) 0.141 mg (9%)
Niacina (vit. B3) 0.978 mg (7%)
Ácido pantoténico (vit. B5) 0.274 mg (5%)
Vitamina B6 0.091 mg (7%)
Vitamina C 5.6 mg (9%)
Vitamina E 1.1 mg (7%)
Vitamina K 41.6 μg (40%)
Calcio 24 mg (2%)
Hierro 2.14 mg (17%)
Magnesio 14 mg (4%)
Manganeso 0.158 mg (8%)
Fósforo 52 mg (7%)
Potasio 202 mg (4%)
Sodio 2 mg (0%)
Zinc 0.54 mg (5%)

espárragos 2

¿Cómo preparar los espárragos?

Dentro de la Gastronomía, el esparrago es utilizado de formas diferentes. En su forma más simple, los brotes se cuecen en agua o al vapor hasta que están tiernos y se sirven con una salsa ligera (como la holandesa o la mahonesa) o con mantequilla derretida o con unas gotas de aceite de oliva y queso parmesano rallado.

Una manera de prepararlos es atar los brotes en haces y prepararlos de pie, de forma que la parte inferior de los tallos se hierve, mientras que las más tiernas yemas se hacen al vapor. Las ollas altas y cilíndricas para cocinar espárragos tienen bases perforadas y salientes para sujetarlos, de forma que este proceso sea lo más simple posible. En algunas ocasiones se comercializan como espárragos en conserva inundados en un líquido de cobertura.

A diferencia de la mayoría de las verduras, en las que las más pequeñas y delgadas son más tiernas, los tallos gruesos de espárragos tienen mayor volumen tierno en proporción a su piel. Cuando los espárragos llevan demasiado tiempo en el mercado, los extremos cortados se habrán secado y vuelto ligeramente cóncavos.

Los mejores espárragos son los que se recogen y limpian mientras se pone el agua a hervir. Los cocineros meticulosos raspan los tallos de espárrago con un pelador de verduras, evitando las yemas, y los enfrían en agua helada antes de hervirlos; a menudo la piel se incorpora al agua de cocción y se retira cuando los espárragos están hechos, supuestamente para evitar diluir el sabor.

Los espárragos pequeños o las yemas de los grandes sirven para cocinar sopa de espárragos. También suelen servir espárragos revueltos con pollo, gambas o ternera. El espárrago es una de las pocas comidas que se considera aceptable comer con las manos en un ambiente formal.

 

 

 

donut 2

Donuts o rosquillas. Delicias con un agujero en el medio.

donut 4El donut o rosquilla es un dulce frito u horneado hecho con distintos tipos de masa, desde una masa más o menos esponjosa hasta masa hojaldradas. Tiene forma toroide, es decir, forma de rosca, de ahí su nombre. Es un dulce español típico en la Semana Santa, cuyo origen se remonta al antiguo Imperio romano, época en la que su receta se extendió a buena parte de Europa y de la cuenca mediterránea.

 

Tradicionalmente, el donut o rosquilla puede dividirse en 5 tipos:

  • Rosquillas tontas: son las más antiguas y no llevan ningún acabado, de ahí su nombre por ser las más simples. Tradicionalmente se hacían con excedentes de masa de pan. Suelen estar perfumadas con anís.
  • Rosquillas listas: llevan una capa de azúcar glas que puede ser de distintos colores (marrón, amarillo, rosa…). También pueden ir “emborrachadas”.
  • Rosquillas de Santa Clara: después de bañarlas en clara de huevo, se cubren con una capa de merengue seco de color blanco. Se suelen hacer de mayor tamaño y son conocidas como rosquillas de baño.
  • Francesas: se rebozan en almendra picada.
  • Las rosquillas ciegas, parecidas a las rosquillas de Santa Clara, carecen de agujero en el medio, de ahí su nombre de ciegas.

donut 2

El donut estadounidense, en inglés “Doughnut” o simplemente “donut”, se hizo famoso en América, por la gran difusión que supieron darle los departamentos de marketing de ciertas marcas norteamericanas. Este podría considerarse como una variedad de la rosquilla que se conoce en España. De hecho, en muchos otros países existen variedades de forma y sabor muy parecidas a la tradicional rosquilla española.

Los orígenes del donut.

Los orígenes de los donuts se disputan. Algunos historiadores afirman que sus precursores se pueden encontrar entre la gente medieval del norte de Europa. Sin embargo, la forma popular que se asocia hoy en día con el término donut se realizó por primera vez en 1847, cuando un marinero llamado Hanson Gregory, hiciera el famoso agujero con la tapa de un pimentero, para solucionar el problema de que la masa no se friera bien en el centro. Se considera generalmente que el origen del dónut viene del dulce navideño holandés “Oliebollen” (bolas de aceite), que éstos trajeron a Nueva Ámsterdam (futura Nueva York) en el siglo XVI. En los siglos siguientes evolucionó hacia el donut que hoy en día se conoce. Estos bollos dulces constituyen uno de los alimentos para el desayuno más populares de los EE.UU.

donut 3

¿Cómo se hacen los donuts?

Los donuts con forma de anillo se hacen juntando los extremos de un pedazo largo y delgado de masa o usando moldes que cortan simultáneamente los pedazos externos e internos, quitando la masa en el centro. El pedazo restante es cocinado o devuelto a la masa para hacer más unidades. Un donut en forma de disco puede ser puesto en un molde toroidal para que aparezca el agujero central.

Existe una gran creatividad a la hora de decorar este panecillo dulce. Algunas están glaseadas con varios colores y a veces llevan confites, otros están rellenos de mermelada o natillas. Las tres clases de donuts son el tipo pastel, los leudados (fermentados con levadura) y los tradicionales. Un dónut tiene en promedio aproximadamente 300 calorías y 25 g de grasa.

Esta es una deliciosa tradición que podemos disfrutarla a lo largo del día. Ya sea con un delicioso café con leche durante la mañana o como postre o entre comidas. Deliciosas donuts y otro tipo de delicias, puedes encontrar en nuestra cafetería Forn d’en Pau. ¡Te esperamos!

buñuelos 3

Buñuelos de Cuaresma. Un placer con tradición.

buñuelos 3

Los Buñuelos, es un postre de gran tradición y cariño en varios lugares y culturas en el mundo. Están elaborados de masa de harina que se fríe en abundante aceite. La masa puede mezclarse con agua, leche, huevo o levadura. Pueden llevar un relleno, que puede ser dulce o salado.

En España los buñuelos son un postre típico en muchas comunidades autónomas y, sobre todo, durante sus fiestas regionales. Cada territorio incorpora sus propios ingredientes y su propia tradición. Uno de los más conocidos es el buñuelo de viento. La masa de los Buñuelos de viento frita puede llegar a doblar su volumen, es por esta razón, por las que se les denomina con el apelativo “de viento”; es decir hinchados. Los buñuelos de viento pueden ser rellenos dulces de crema, chocolate, chantillí, etc.

En Cataluña, se consumen sobre todo durante la Cuaresma. Entre los más famosos se encuentran los de viento, los de crema y los del Ampúrdan, en catalán Brunyols de l’Empordà. La forma habitual es hinchada, como de una esfera aplastada y su textura es compacta, más bien a densa. Una de sus características diferenciales es el ligero gusto de matafaluga y que no tienen agujero. Se suelen comer como merienda o para acompañar el café después de comer.

buñuelos 2

¿De dónde vienen los Buñuelos?

Es una de las recetas más antiguas de la cocina mediterránea. El político y escritor romano, Catón el viejo, incluyó una receta de buñuelos, con el nombre de “globos”, en su libro “De Agri Cultura”, escrito en el II s. a. C.

Los describe como un placer para el paladar en el que se mezclan harina y queso, se hacen bolas que se fríen y se untan de miel y semillas de amapola para servirlos. Los buñuelos también eran consumidos por culturas mesoamericanas como los Aztecas y los Mayas en diversas celebraciones. Originalmente se hacía con maíz o frijol y en la época de la conquista se empezó a utilizar la harina de trigo.

La primera sociedad, después de la romana, que consumió buñuelos fue la morisca. Sus ciudadanos, gente de medios humildes, que habitaban los territorios del Sur de la península ibérica y ocupaban puestos de trabajo de baja categoría, desempeñaban también el oficio de vendedores ambulantes de buñuelos.

En Sevilla y Granada, los buñuelos fritos en aceite cubiertos de miel, son un postre típico muy popular. Por otro lado, esta especialidad fue adoptada por los gitanos tras la expulsión morisca y perpetuada hasta la actualidad. No obstante, en algunas regiones de España, los buñuelos encuentran un fuerte competidor en los churros, cada vez más extendidos en fiestas normalmente asociadas a los buñuelos.

Esta Cuaresma, encuentra nuestros deliciosos buñuelos en Forn D’En Pau. ¡Te esperamos!

La cerveza: Historia, magia y propiedades para la salud.

cerveza 4

Originalmente, la cerveza se solían hacer con un cereal antecesor del trigo llamado espelta. Pero rápidamente se impusieron el trigo y la cebada en la cervecería. Su sabor amargo es debido a que se fabrica con granos de cebada germinados u otros cereales cuyo almidón se fermenta en agua con levadura y se aromatiza a menudo con lúpulo.

Historia de la cerveza.

¿Qué fue primero, la cerveza o el pan?

Es bastante probable que tanto el pan como la cerveza fuesen descubiertas al mismo tiempo, cuando el hombre comenzó a cultivar los cereales entre el milenio XI a. C. y el milenio VII a. C. en la zona de Mesopotamia. Sólo es una cuestión de proporciones, si se ponía más harina que agua y se dejaba fermentar, se obtenía pan; si se invertía la proporción poniendo más agua que harina y se dejaba fermentar, se conseguía cerveza. La fermentación producía alcohol y desinfectaba el agua ofreciendo así una bebida limpia de contaminación bacteriana.

No en vano, en sitios como la República Checa o Baviera, se llama a la cerveza hasta hoy en día “pan líquido”. El fenómeno de la fermentación era concebido como un acto procedente de las divinidades con fuerte carácter mágico. Así fue como la cerveza fue concebida como bebida sagrada y placiente a los dioses. Y no son raros los textos en los que se describe una ofrenda en la que figura la cerveza como alimento sagrado.

cerveza 2

La cerveza y la sociedad.

La cerveza siempre tuvo una gran importancia social. Antiguamente muchos salarios se cobraban en grano o directamente en cerveza. La gente con más poder adquisitivo no cambió el consumo aunque lo sofisticó. Se solía filtrar la cerveza, haciéndola más densa y con ello más cara. Existen testimonios de cómo los pobres bebían cerveza con cañitas del río, mientras que los ricos disponían de tubos en oro para hacer el mismo servicio. Siendo un alimento de primera necesidad, a lo largo de la historia, fue objeto de codicias diversas por parte de la gente poderosa que hizo en algún caso un monopolio.

Desde finales del siglo XIX la elaboración de la cerveza se junta con el desarrollo de métodos que permitían la elaboración masiva de la cerveza. Hasta los años 1970, fueron desapareciendo grandes cantidades de recetas y se fue uniformizando mundialmente la producción, principalmente de cervezas Lager de calidad. Aun así, algunas asociaciones de productores y consumidores especialmente ingleses, alemanes y americanos siguen exigiendo otro tipo de cervezas y vuelven a la producción casera y artesanal.

cerveza

La cerveza posee un alto contenido en vitaminas, sales minerales, proteínas, fibras, micro-nutrientes y carbohidratos. Según un estudio realizado en la Universidad de Cardiff, la cerveza incrementa el colesterol bueno, mejora la coagulación de la sangre, tiene un alto valor nutricional y favorece la digestión. El consumo moderado de bebidas fermentadas, como la cerveza, puede formar parte de una alimentación saludable como la Dieta Mediterránea actual, por las propiedades que les confieren su baja graduación y las materias primas con las que están elaboradas. Por este motivo, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria incluye en la Pirámide de la Alimentación Saludable las bebidas fermentadas (cerveza, vino, cava o sidra) de forma opcional y moderada en la dieta de adultos sanos.

¿Te apetece una cerveza? Te esperamos en Entre Tapes, para disfrutar de una deliciosa cerveza en compañía de nuestra gran variedad de tapas. 

La Butifarra: De Cataluña al mundo.

En el amplio mundo de las salchichas, sin duda alguna, la butifarra ocupa un lugar muy especial. Será por su textura, su grosor o su sabor, es un manjar que nunca puede faltar en la mesa de los comensales.

La butifarra o como se dice en catalán “botifarra” es un embutido fresco compuesto de carne picada de cerdo condimentada con sal, pimienta y, a veces, otras especias. En España se pueden encontrar distintas variedades según la región.

La butifarra fresca es roja antes de estar cocida y rosada después. A diferencia de otras salchichas y preparados cárnicos, no contiene grasa sino carne magra de la punta del lomo y a veces de otros recortes de carne magra de cerdo. Como mucho, se le añade un poco de tocino picado como condimento, pero éste nunca alcanza grandes proporciones como ocurre en otras salchichas. A veces la carne picada se puede cocinar ligeramente en el horno o se puede condimentar con setas picadas, antes de ser embutida.

butifarra 2

Generalmente para prepararlas se debe picar finamente un kilo de carne magra de lomo de cerdo y luego se condimentan con pimienta y sal. Esta mezcla es amasada manualmente y luego se embute en intestinos gruesos o tripas de cerdo.

Luego, es marcado el intestino a cada palmo aproximadamente con hilo grueso de algodón y se separa en diferentes butifarras, sin cortar, enrollando cada una con la tripa. Luego se hacen reposar sobre papel absorbente y se refrigeran. Se suelen añadir otros condimentos, como perejil y ajo picados, o rovellones o ceps picados, tocino magro o miel, entre otros. Las butifarras frescas se pinchan con un tenedor pero no se cortan nunca a lo largo y luego se cuecen a la brasa, a la plancha o en una sartén con poco aceite. En Cataluña se suelen acompañar de alubias salteadas, es la famosa “butifarra amb seques”.

De las butifarras cocidas existe una enorme variedad. Una de las más conocidas es la butifarra de huevo (Botifarra d`ou). Típica de la temporada del carnaval en Cataluña, se consume cortada en rodajas. Las butifarras cocidas son un tipo de embutido que no es necesario cocinar ni calentar. También es posible incluirlas en guisos y platos de consistencia. Las butifarras blancas, negras y de huevo, suelen servirse cortadas a rodajas de medio a un centímetro de grosor y se utilizan para hacer tortillas de butifarra. Es un error confundir la butifarra, aunque contenga sangre, con la morcilla, ya que su principal ingrediente es sangre de cerdo, acompañada de diversos ingredientes como la cebolla, el arroz y la manteca de cerdo, a diferencia de la butifarra.

La tradición de la butifarra rápidamente se expandió por todo el mundo. Por ejemplo, en América, en la Costa Caribe colombiana también se consume un tipo de butifarra, la cual se prepara con adobos de esa zona del país sudamericano. En El Salvador (Cojutepeque), México (Tabasco, Toluca y Chiapas), Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay también se pueden encontrar variedades locales de butifarras.

Las croquetas, nuestra tapa consentida.

Las croquetas son deliciosas y estamos acostumbrados a encontrarlas en nuestra mesa y nuestro bar de tapas favorito. Es uno de los platos tradicionales para todas las edades.

La croqueta es una masa hecha de diversos ingredientes a base de bechamel, que se combina típicamente con trocitos de jamón, pollo o pescado; aunque prácticamente se pueden hacer de cualquier ingrediente y mezcla.

Las croquetas son un alimento que se originó en Francia, se dice que el cocinero de Luis XVI, fue el que dejo escrita la receta por primera vez. Su nombre viene de la palabra croquette que es un diminutivo a la palabra crujir en francés. Las croquetas hoy en día son populares en muchos países, como en Italia, Países Bajos y por supuesto España. Se acostumbra como acompañamiento, plato principal y como tapa.

Son infinitas las recetas y formas de prepararlo tanto por chefs de la alta cocina como por la cocina del hogar. Es un terreno perfecto para dar rienda suelta a la creatividad en sus combinaciones y formas de preparación.

En España, las croquetas aunque no nacieron aquí, llegaron para quedarse en los corazones de locales y extranjeros. La tradicional croqueta en España es habitualmente a base de bechamel, pero en otros países existen a base de patata, como en Alemania y Holanda; puré de yuca, en Centroamérica; o mezcla de arroz, favorito de los Sicilianos.

Las croquetas llegaron a España a finales del siglo XIX, época donde la necesidad de ingenio, grandes cantidades de harina y escasez de proteínas, eran las variables para sacar lo mejor de los alimentos y crear recetas sabrosas y provechosas. La croqueta se hacía aprovechando el caldo de cocido para hacer el bechamel, de ahí añadir trocitos de proteína y freír para lograr las croquetitas crujientes que su interior se deshace en tu boca.

Podemos encontrar en todo el país, un sin número de combinaciones y sabores de las croquetas, pero el secreto es lograr ese equilibrio entre lo crujiente y el relleno suave al morderla. Dentro de las croquetas más clásicas, podemos encontrar la de jamón, pollo, bacalao; pero también en sus combinaciones más exóticas como: de callos, de conejo, faisán con trufa, de pizza o chocolate con sobrasada.
Las croquetas, son nuestras consentidas, y lo más importante es que sea lo que sean los ingredientes, siempre de la mejor calidad. Hechas con cariño y siguiendo las recetas tradicionales que las hacen tan populares e imprescindibles a la hora de tapear.  

Prueba nuestras deliciosas croquetas, con nuestra receta tradicional en cualquier de nuestros establecimientos de Restaurant Grup, encuentra el que te quede más cerca, no te vas a arrepentir.