Entradas

quinoa

Quinoa. Un ingrediente que nos encanta en Sibarit’s.

quinoa

La quinoa es un alimento que data desde hace tres o cuatro mil años, cuando los Incas se dieron cuenta que era una semilla apta para el consumo humano. Se decía que era “el oro de los Incas” porque se creía que aumentaba la resistencia de sus guerreros. Ahora muchos le llaman “El supergrano del futuro”.

El contenido en nutrientes de la quínoa cocida en una taza (185 gramos) es la siguiente:

  • Proteína: 8 gramos.
  • Fibra: 5 gramos.
  • Manganeso: 58% de la RDA (RDA: Dosis Diaria Recomendada)
  • Magnesio: 30% de la RDA.
  • Fósforo: 28% de la RDA.
  • Folato: 19% de la RDA.
  • Cobre: 18% de la RDA.
  • Hierro: 15% de la RDA.
  • Zinc: 13% de la RDA.
  • Potasio: 9% de la RDA.

Más del 10% de la RDA para las vitaminas B1, B2 y B6.

Pequeñas cantidades de calcio, B3 (niacina) y vitamina E.

Esto viene con un total de 222 calorías, con 39 gramos de carbohidratos y 4 gramos de grasa. También contiene una pequeña cantidad de ácidos grasos, omega-3.

quinoa

¿Cuáles son los beneficios se consumir quinoa?

La quinoa es uno de los alimentos más ricos en proteínas que podemos comer. Es una proteína completa que contiene nueve aminoácidos esenciales.

La quinoa contiene casi el doble de fibra que la mayoría de los otros granos. La fibra es conocida por ser efectiva para aliviar el estreñimiento.

También ayuda a prevenir las enfermedades del corazón mediante la reducción de la presión arterial alta y la diabetes.

La fibra, reduce el colesterol y los niveles de glucosa, puede disminuir el riesgo de desarrollar hemorroides y puede ayudarte a perder peso. Esto es porque al consumirla tardas más tiempo en masticarla que otros alimentos, esto te hace sentir más lleno durante más tiempo.

La quinoa contiene hierro. El hierro ayuda a mantener sanos nuestros glóbulos rojos y es la base de la formación de hemoglobina. El hierro transporta oxígeno de una célula a otra y suministra oxígeno a nuestros músculos para ayudar en su contracción. El hierro también aumenta la función cerebral porque el cerebro absorbe alrededor del 20% de nuestro oxígeno en la sangre.

La quinoa contiene lisina. La lisina es esencialmente esencial para el crecimiento y la reparación de los tejidos.

La quinoa es rica en magnesio. El magnesio ayuda a relajar los vasos sanguíneos y por lo tanto a aliviar las migrañas. El magnesio también puede reducir la diabetes tipo 2 al promover un control saludable del azúcar en la sangre. Otros beneficios para la salud del magnesio incluyen: la transmisión de los impulsos nerviosos, la regulación de la temperatura corporal, la desintoxicación, la producción de energía y la formación de huesos y dientes sanos.

La quinoa es alta en riboflavina (B2). El B2 mejora el metabolismo energético en el cerebro y las células musculares y se sabe que ayuda a la producción de energía adecuada en las células.

La quinoa tiene un alto contenido de manganeso. El manganeso es un antioxidante, que ayuda a prevenir el daño de las mitocondrias durante la producción de energía, así como para proteger los glóbulos rojos y otras células de la lesión por los radicales libres.

 

Aparte de ser un alimento sano, es delicioso y versátil para crear un sin número de recetas. Puedes probar la ensalada de Quinoa en nuestro: Menú Especial Plaza Molina, en Sibarit’s. Te esperamos.

ensalada perfecta 3

¿Cómo preparar la ensalada perfecta?

ensalada perfecta 3

 

Realmente no es difícil hacer una ensalada. Pero sólo porque es fácil no significa que no puedas hacer creaciones deliciosas y divertidas. Estamos en una época de mucho calor, donde apetece comer fresquito y la ensalada es algo que comúnmente nos viene a la mente. Pero después de algunos días, la típica ensalada puede resultar aburrida.

Como el calor no tiene vistas de desaparecer por unos días, ya no es suficiente preparar solo una ensalada decente. Queremos que este verano, hagas las mejores ensaladas de tu vida. Es por ello que se nos ocurrió compartirte esta fórmula para componer ensaladas perfectas. Aprendiéndote estos fundamentos, puedes crear combinaciones sin fin.

Esto es lo que necesita cada ensalada:

  • Verduras
  • Aderezo
  • Crujientes
  • Ingredientes opcionales:
  • Hierbas, frutas, granos, etc.
  • Proteína Opcional

Las verduras para crear una ensalada perfecta.

Elige cuando menos uno o tantos como te apetezca:

Verdes: Las verduras crudas son lo que la mayoría de la gente piensa cuando escuchan la palabra “ensalada”. Y con razón: la mayoría de las verduras se comen mejor frescas. Elije hojas tiernas de lechuga y verduras, como espinacas, o brotes finos para ensaladas más delicadas, como la rúcula.  También puedes optar por verduras resistentes, como la col rizada.

Crudas: La lechuga y verduras verdes no son las únicas que pueden ir crudas. Usa un pelador de verduras para hacer verduras fibrosas más sabrosas, como los espárragos. Para las verduras generalmente cocidas, como la remolacha, calabacín y calabaza, hay que cortarlas en rebanaditas muy finas o rallarlas para hacerlas fácil de digerir.

A la sartén: Asar a la parrilla verduras como: calabaza, berenjena, zanahoria, añade la sensación de ser un plato más contundente. Todas las verduras (e inclusive algunas frutas) pueden ir a la parrilla, así que es una buena alternativa para experimentar nuevos sabores.

Asadas: Si quieres ahorrarte las calorías del aceite en la sartén, las verduras asadas son una gran opción.

Encurtidos: Las verduras en escabeche agregan una nota sabrosa, fermentada y un subidón de  sabor. Combínalos con verduras crudas o verdes para matizar sus efectos, dado a que pueden resultar demasiado intensas para hacer de estas una ensalada entera.

 

El aderezo

Sin un aderezo, su ensalada es sólo un tazón triste de verduras. Elige uno:

Vinagreta: Una vinagreta clásica se hace con grasa y ácido. Tradicionalmente, aceite de oliva y vinagre o jugo de limón. Pero se pueden hacer múltiples combinaciones para vinagretas. Experimenta con una variedad de vinagres y jugos cítricos. Pimientas, hierbas de olor, menta, mostaza, etc.

Aderezos cremosos: Pueden ser a base de leche o huevo, como el aderezo césar. Son ideales para ensaladas con verduras a la parrilla o asadas.

El elemento crujiente.

Tener un elemento crujiente en la ensalada, hace que resulte una experiencia más satisfactoria.

Semillas: semillas de calabaza, semillas de sésamo, semillas de lino, semillas de girasol y semillas de cáñamo.

Frutos secos: cacachuetes, nueces, almendras, pistachos, piñones, etc.

Croutons: Los más deliciosos: los caseros. Utiliza cualquier pan viejo que tengas a mano.

Ingredientes opcionales.

Fruta: Elije frutas que sean complementarias en sabor al resto de los ingredientes. Sí, el aguacate cuenta.

Proteína: Pollo frito rebozado, cordero crujiente, huevo duro, básicamente cualquier queso… Un poco de proteína hace de una ensalada un plato más completo. Pero deja que las verduras sean la estrella.

Granos y carbohidratos: La forma más fácil de agrandar una ensalada es con una pequeña adición de granos cocidos, como la quinua, el bulgur, el cuscús, la cebada, arroz. Ten en cuenta que los granos absorberán más aderezo que las verduras, por lo que hay que ajustar en consecuencia.

si no te apetece cocinar, te esperamos en Sibart´s donde tendemos una Ensalada de Quinoa con germinados y fruta, que seguro te gustará.