Entradas

El cacao: De la leyenda maya, a la sensación que transformó el mundo.

El cacao, de donde proviene el chocolate, un alimento delicioso que se ha implantado en el paladar de todas las edades. Un ingrediente mítico, lleno de historia y tradición, hoy en España y en el mundo es reconocido y consumido, para quien busca un momento dulce y disfrutar de todas sus propiedades saludables.

Conozcamos un poco de historia acerca del cacao.

Theobroma cacao es el nombre científico que recibe el árbol del cacao o cacaotero, planta de la familia Malvácea. Theobroma significa en griego “alimento de los dioses” y la palabra en si, “cacao deriva del idioma nahua “cacáhua”. El término “cacao” surge del maya “Kaj” que significa amargo y “Kab” que significa jugo. Al pasar por el tiempo también pasó por varias transformaciones fonéticas, que dieron paso a la palabra “cacaoatl” que luego pasó con la conquista a “cacao”. En el México prehispánico se utilizaba el cacao como moneda de cambio en los trueques comerciales entre los nativos siendo la misma palabra empleada, sinónimo del verbo “vender”.

La leyenda maya cuenta que el dios Kukulkán les dio el cacao después de la creación de la humanidad y lo celebraban en un festival anual en abril, para honrar al dios del cacao, un evento que incluía sacrificios de animales con marcas pintadas de chocolate y ofrendas de cacao, plumas, incienso e intercambios de regalos. Los aztecas adaptaron la misma leyenda contándola que el dios Quetzalcóatl (representado por los mortales como la serpiente emplumada) bajó de los cielos para transmitir sabiduría a los hombres y les trajo un regalo: la planta del cacao. Al parecer, los otros dioses no le perdonaron que diera a conocer un alimento divino y se vengaron desterrándolo. Otra versión cuenta que Quetzalcóatl era un dios bondadoso que estaba enfrentado a Tezcatlipoca, el dios cruel. Tezcatlipoca ganó y lo condenó al destierro. Sea como sea la historia, lo cierto es que antes de marcharse prometió volver por donde sale el sol en el año “Ce-Acatl” que según el calendario azteca conicide con la llegada de Hernán Cortés.

Hoy en día el cacao sigue causando sensación por sus propiedades benéficas para la salud. De acuerdo al profesor Norman Hollenberg de la Escuela de Medicina de Harvard que realizó un estudio al respecto del consumo de cacao, este puede reducir el riesgo de las cuatro enfermedades más comunes de los países occidentales (derrame cerebral, ataque cardíaco, cáncer y diabetes) a menos del 10%. Cierto es que la comarca indígena autónoma Guna Yala, apenas tiene muertes registradas por estas enfermedades y es debido a que consumen a lo largo de toda su vida mucho cacao. Además las semillas y las hojas se usan para tratar asma, debilidad, diarrea, fracturas, hijillo, inapetencia, malaria, parasitismo, pulmonía, tos, cólico y envenenamiento.

El cacao contiene además muchas sustancias importantes (se estima unas 300) que estimulan y activan el cerebro de forma natural. Productos a base de cacao que contienen azúcar pueden intensificar más el efecto estimulante a través del mayor aumento del nivel de serotonina y dopamina.

El chocolate, derivado del cacao, fue adoptado en Europa primero en España. Tomar chocolate, como bebida era considerado un lujo y por mucho tiempo y secreto de estado. Hoy en día podemos encontrarlo en muchas presentaciones y así poder disfrutar de sus propiedades y su delicioso sabor.

El tronco de Navidad. El postre más delicioso para estas fiestas.

El tronco de Navidad es un postre tradicional servido durante las navidades en España. De origen francés, llamado “bûche de Noël”, comenzó rápidamente a ganar especial popularidad por casi toda Europa. Como indica su nombre, el postre suele prepararse, presentarse y decorarse de forma que parezca un tronco listo para la chimenea.

El tronco tradicional se hace con bizcocho genovés, en el cual no se usa levadura química alguna, sino que emplea aire suspendido en la masa durante su elaboración para darle volumen. También se puede usar otro tipo de bizcocho esponjoso, rectangular y plano, que se unta con crema, se enrolla para obtener un cilindro y se vuelve a untar por fuera. La combinación más común es un bizcocho básico, untado y relleno con crema de mantequilla de chocolate, café o praliné, pero existen muchas variantes que cambian el bizcocho, las cremas, rellenos y adornos, además de otras preparadas con mazapán o helado. La crema de mantequilla suele llevar saborizantes como vainilla o chocolate. También pueden añadirse licores o extractos, tales como almendra o menta piperina.

tronco-de-navidad-1

El origen del tronco de Navidad se remonta a la tradición precristiana de quemar en el hogar un tronco o leño grande de madera, preferentemente de árboles frutales, para celebrar el solsticio de invierno y el fuego nuevo del año a punto de empezar, así como alejar la oscuridad. El ritual del encendido corre a cargo del mayor o del menor de la familia y se hace a veces con cenizas del tronco quemado el año anterior. Tiene que arder como mínimo tres días, y se riega con vino, aceite o agua.

Como otras costumbres, fue recuperada por la Iglesia católica e incorporada a los ritos navideños. Esta costumbre tendría sus orígenes en las tribus germánicas del norte de Europa y se practica en varios países y regiones europeas donde se conoce bajo distintos nombres. En el siglo XIX, el uso cada vez más extendido de las estufas en lugar de las chimeneas hizo que se modificara la tradición y se sustituyera el tronco de leña por un postre que lo simulara.

Las referencias históricas apuntan a varios inventores posibles: un aprendiz de una chocolatería del barrio parisino de “Saint-Germain-des-prés” alrededor de 1834, o el pastelero Bonnat de la ciudad de Lyon, que confeccionaba en 1860 un tronco helado con chocolate. La hipótesis más divulgada se refiere al libro “Mémorial de la pâtisserie et des glaces” publicado en 1898 por el pastelero y heladero Pierre Lacam, donde aparece una receta de tronco de Navidad de mazapán relleno de helado y cubierto de fondant de chocolate que imitaba la madera.

Como pueden ver existe un sinfín de posibilidades para preparar el tronco de Navidad. En Sibarit´s le invitamos a probar nuestro famoso tronco de Navidad, parte de nuestro menú especial para Navidad . Hace ya tres años empezamos este proyecto con la idea de satisfacer los paladares de los clientes que degustan buena cocina de mercado. Actualmente ofrecemos una oferta variada que cubre todas las necesidades y gustos. ¡Os esperamos!

Dulces tradiciones, 4 postres típicos catalanes.

La gastronomía nos permite conocer más acerca de la cultura de la zona. Es un viaje por medio del paladar, que nos cuenta una historia de tradición y deleite. Uno de los mayores placeres al disfrutar una comida, es el momento del cierre al elevar todo el conjunto con un momento dulce.

Catalunya es rica en tradiciones y cultura, no se queda atrás en su cultura culinaria que es uno de los principales atractivos para quien la visitan o viven en ella.

A continuación te presentamos 4 postres catalanes, donde la tradición de los sabores endulza el territorio.

La crema catalana.

Consiste en una crema pastelera con base de yema de huevo. Se suele cubrir con una capa de azúcar caramelizado en la superficie, para aportar un contraste crujiente. La crema catalana se hace con yema de huevo, azúcar, harina de trigo o de maíz y leche. Se aromatiza con canela y piel de limón o naranja. La crema se coloca a hervir y después se deja enfriar en la nevera.

También esta crema se utiliza como relleno para: ensaimadas, cocas, xuixos, palos y crestas, así como otros tipos de bollería. Cuando no se utiliza como relleno suele colocarse sobre la superficie y espolvorearle azúcar y quemarla con un soplete.

La presentación tradicional de la crema catalana es en cazuelitas de barro con azúcar quemada por encima.

crema_quemada_-_jlastras

La Mona de Pascua.

Este postre tradicional comparte créditos con las regiones de: Murcia, Valencia, Aragón. Se suele consumir durante la Semana Santa, acompañado de chocolate.

Una tradición es que el padrino es quien regala la mona a su ahijado el Domingo de Pascua, después de misa. Y durante el Lunes de Pascua, consumirla entre la familia y amigos.

Es impresionante durante estas fechas ver las pastelerías y panaderías exhibir sus esculturas espectaculares. Desde personajes de televisión, hasta astros de fútbol, todo convertido en figuras para la Mona de Pascua.

mona_de_pascua

La coca.

Posiblemente la comida catalana más conocida. Habitual en los hogares y pastelerías de todos los rincones de la zona. Puede ser tanto salada como dulce, recibiendo diferentes denominaciones.

La coca sin ningún añadido se la llama “desnuda; la coca con relleno “tapada”, tanto en su versión dulce como salada; la coca típica que lleva el relleno por encima, se le llama “abierta” o “plana”. Miles de combinaciones de ingredientes para rellenar o para ponerlo encima.

postres-tipicos-catalanes

El borrego de Cardedeu.

Una especialidad dulce de Catalunya, se trata de un bollo a base de harina, azúcar, mantequilla, levadura, aceite, sal, huevos y matalahúva. Son unas barritas delgadas y largas que se dejan reposar en un lugar caliente para duplicar su tamaño. Después se untan con un pincel mojado de agua y aceite para que se doren en el horno. Se dejan enfriar y se cortan a dos centímetros de grosor para meterlos de nuevo al horno y dejar ese acabado rubio y duro.

postres-catalanes

¿Suena delicioso? No te pierdas nuestros postres típicos de elaboración propia que tenemos para ti en Sibartit’s.

postre helado

Trucos para decorar un postre con helado

postre helado

Estamos ya, casi, en verano. Y aunque el helado es un postre que podemos disfrutar a lo largo de todo el año, en esta época de altas temperaturas, apetece más que nunca poner como broche de oro a nuestros menús un delicioso helado.

Rechazar un helado es casi imposible, pero lo que sí es posible es hacerlo más apetecible. ¿Cómo? Recurriendo a la manera de presentarlo, de decorarlo.
Si estás organizando un brunch, un almuerzo o una cena en casa y tienes en mente cerrar el menú con un postre que incluye helado, te recomendamos que cuides la presentación del plato añadiendo una decoración especial. Tus invitados lo merecen. Y tú, te convertirás así en el perfecto anfitrión.

El por eso que queremos compartir con vosotros estos tips, trucos o consejos que nosotros mismos ponemos en práctica en alguna ocasión:

Servir en copa

Ya sabes que la comida primero nos entra por la vista. Si la experiencia es buena, entonces precede todo lo demás.
Si quieres sorprender con tu postre helado, preséntalo en copas. Con ello logras dar un aspecto más cuidado y sofisticado a tu postre. Y si además añades algún tipo de mermelada, salsa o sirope, lo harás aún más atractivo.

Añade frutas

Las frutas crean un contraste fantástico con el helado. Además, esta ideal combinación nos permite consumir un alimento tan saludable y necesario como es la fruta, en un ambiente realmente exquisito, por lo que disfrutaremos aún más de ella.

Chocolate

Helado más chocolate es siempre una buena combinación.
Puedes agregarle quizá algunos palitos de chocolate, unas galletas o decorar de manera exquisita y delicada recurriendo a algún tipo de bombón de chocolate.

Galletas o bizcocho

Combinar el helado con algún tipo de galleta o bizcocho, además de darle consistencia y convertirlo en un postre genuino, lo hará más irresistible también a nivel visual.

 

Busca tu fórmula, la que se ajusta a ti, a tus invitados, al momento y las circunstancias… Mezcla, combina, experimenta. Porque, al final, la cocina se trata de eso, de mezclar, de combinar, de jugar, de inventar… Y, sobre todo, de disfrutar. Disfrutar durante la elaboración y también después.