Entradas

aguacate

El aguacate una fruta muy especial.

 

aguacate-partido

El aguacate es una fruta que contiene alto contenido de grasas saludables.

Numerosos estudios a lo largo del tiempo muestran que el aguacate tiene poderosos efectos y beneficios a la salud integral.

Aquí 6 beneficios para la salud del aguacate:

  1. El aguacate es increíblemente nutritivo

Esta fruta es apreciada por su alto valor nutritivo y se añade a todo tipo de platos debido a su buen sabor y su textura. Los aguacates son muy nutritivos y contienen una amplia variedad de nutrientes, incluyendo 20 vitaminas y minerales diferentes.

Estos son algunos de los nutrientes más abundantes, en una sola porción de 100 gramos:

  • Vitamina K: 26%
  • Folato: 20%
  • Vitamina C: 17%
  • Potasio: 14%
  • Vitamina B5: 14%
  • Vitamina B6: 13%
  • Vitamina E: 10%

Luego contiene pequeñas cantidades de Magnesio, Manganeso, Cobre, Hierro, Zinc, Fósforo, Vitamina A, B1 (Tiamina), B2 (Riboflavina) y B3 (Niacina).

Esto viene con 160 calorías, 2 gramos de proteína y 15 gramos de grasas saludables. A pesar de que contiene 9 gramos de carbohidratos, 7 de los que son de fibra por lo que sólo hay 2 carbohidratos “netos”, lo que hace de este un alimento bajo en carbohidratos. Los aguacates no contienen ningún colesterol o sodio y son bajos en grasas saturadas.

aguacate

  1. 2. Contienen más potasio que los plátanos.

El potasio es un nutriente ayuda a mantener gradientes eléctricos en las células del cuerpo y sirve para varias funciones importantes.

Varios estudios muestran que tener una alta ingesta de potasio está vinculada a la reducción de la presión arterial, un importante factor de riesgo de ataques cardíacos, derrames cerebrales e insuficiencia renal.

  1. El aguacate está cargado con ácidos grasos monoinsaturados saludables para el corazón.

El aguacate es un alimento alto en grasa, la mayoría de la grasa es ácido oleico.

Se trata de un ácido graso monoinsaturado que también es el componente principal en el aceite de oliva y se cree que es responsable de algunos de sus efectos beneficiosos.

El ácido oleico se ha demostrado que tiene efectos beneficiosos sobre los genes relacionados con el cáncer.

Las grasas en aguacate son también bastante resistentes a la oxidación inducida por el calor, por lo que el aceite de aguacate es una opción sana y segura para cocinar.

aguacate

  1. Los aguacates están cargados de fibra.

La fibra es otro nutriente que se encuentra en cantidades relativamente grandes en el aguacate. La fibra es una materia vegetal indigerible que puede contribuir a la pérdida de peso, reducir los picos de azúcar en la sangre y está fuertemente ligada a un menor riesgo de muchas enfermedades.

  1. Comer aguacates puede bajar los niveles de colesterol y triglicéridos.

La enfermedad cardíaca es la causa más común de muerte en el mundo. Numerosos estudios han demostrado que comer aguacate puede mejorar los factores de riesgo de enfermedad cardíaca como el colesterol total, LDL y HDL, así como triglicéridos en la sangre.

aguacate

  1. Los aguacates cuentan con poderosos antioxidantes que pueden proteger tus ojos.

Los aguacates son altos en antioxidantes, incluyendo Lutein y Zeaxanthin. Estos nutrientes son muy importantes para la salud ocular y reducen el riesgo de degeneración macular y cataratas.

Además de que los aguacates cuenten con grandes beneficios para tu salud, son deliciosos y puedes combinarlos con una gran variedad de platillos.

tinto de verano 3

El tinto de verano, una historia de sabor y frescura.

tinto de verano 2

En las verbenas y en las terrazas, en las reuniones amistosas y en las fiestas, nunca puede faltar un buen tintito de verano. Su razón de existir se explica muy fácil. ¿Porqué prescindir de un buen sabor de vino en una tarde calurosa de verano? Más en concreto la historia del tinto de verano nos lleva a Córdoba a principios del siglo XX.

En el primer tercio del siglo XX existía en Córdoba una popular venta ubicada en un punto de la carretera del Brillante situado frente al camino que llevaba al Cañito Bazán (hoy Avenida de la Arruzafa), que se encuentra en el distrito noroeste, a la que acudían famosos guitarristas y cantaores y en la que también había una escuela taurina.

tinto de verano 4

Se llamaba la Venta de Vargas por el nombre de su dueño, Antonio Vargas del Moral, y a ella acudían en las cálidas tardes y noches del verano los cordobeses a refrescarse con un vaso de vino tinto con gaseosa, que pronto empezó a conocerse por el nombre de la venta: “¡Vámonos al Brillante a tomar un Vargas!”. También, el origen del nombre Vargas pudiera provenir de la petición de un Valdepeñas con un refresco de gaseosa, lo que acortando daría Val-gas, y por derivación la “ele” ha pasado a ser erre convirtiéndose el término en Vargas.

La preparación es muy fácil, se prepara empleando la misma cantidad en volumen de vino tinto (generalmente vino de mesa) que de refresco. Una de sus principales características es que se suele emplear una gran cantidad de hielo. Opcionalmente se incluye una rodaja de limón. Algunas variantes incluyen una cierta cantidad de Martini rojo. Se sirve en un vaso tipo caña (20 cl) o tubo (33 cl). La popularidad de la bebida ha hecho que, a finales del siglo XX, algunas compañías de refrescos comercialicen y distribuyan esta bebida ya preparada y envasada.

En general hay dos tipos de tinto de verano:

tinto de verano 1Tinto de verano con limón. El vino contiene diferentes ácidos, ya sean de forma natural (tartárico, málico y cítrico) y procedente de la uva, o derivados de la fermentación. De hecho, es una bebida ácida.

Tinto de verano con gaseosa. Es la explicación contraria, ya que la mejor forma de paliar la escasísima calidad de los vinos usualmente utilizados es la gaseosa, que aporta sensaciones dulces. En este caso, se aspira a alcanzar el equilibrio. Quizá en apariencia refresque menos, pero al fin el organismo lo agradecerá más.

Normalmente se suele acompañar el vino con alguna tapa típica de la región, o al gusto del comensal. Y la verdad es que es una excelente combinación para disfrutar de una noche en el verano. No en vano se dice en España: “El vino por el color, y el pan por el olor, y todo por el sabor”.

 

lechuga

La lechuga. Un alimento cotidiano pero con propiedades increíbles.

lechugaLa lechuga es extremadamente nutritiva. Es rica en minerales, vitaminas y otros nutrientes esenciales. Consumirla dentro de la dieta cotidiana puede brindar beneficios para la piel, el cabello y la salud integral. También puede ayudar a resolver problemas se salud. En este artículo te describimos brevemente los beneficios de la lechuga:

  1. Contenido bajo en calorías y grasa cero.

La lechuga tiene solamente 12 calorías por una taza. Es por eso que es tan bueno para la pérdida de peso.

  1. Ayuda a bajar de peso.

La lechuga contiene fibra y celulosa. Además de hacerte sentir satisfecho, la fibra mejora la digestión. Mejorar su digestión es esencial para el control de peso a largo plazo.

La fibra también ayuda a eliminar las sales biliares del cuerpo. Cuando el cuerpo reemplaza estas sales, descompone el colesterol. Esta es la razón por la lechuga también es bueno para el corazón.

  1. Corazón sano

La vitamina C de la lechuga y el beta-caroteno trabajan juntos para prevenir la oxidación del colesterol. Esto previene la acumulación de la placa.

  1. Omega-3 Ácidos grasos.

La lechuga romana tiene una proporción de dos a uno de omega-3 a omega-6. El contenido de grasa en la lechuga no es significativo a menos que comas mucho, ¡pero en realidad te sugerimos que lo hagas!

 

  1. Proteína completa.

Las calorías de la lechuga romana son 20 por ciento de proteína. Al igual que todos los alimentos enteros, gran parte de esta proteína está completa, pero la cantidad se puede aumentar mediante la combinación con proteínas de equilibrio.

  1. Ayuda con el insomnio.

El líquido blanco que se ve cuando se rompe o al cortar hojas de lechuga se llama lactucarium.

Esto tiene propiedades relajantes e inductoras del sueño similares al opio pero sin los fuertes efectos secundarios. Simplemente comer unas cuantas hojas o beber un poco de jugo de lechuga y seguro dormirás tranquilamente.

lechuga 2

  1. La lechuga te equilibra.

Los minerales en la lechuga ayudan a eliminar las toxinas y mantener su equilibrio ácido / alcalino en orden. Una vez que están equilibrados en este nivel hay una serie de beneficios, incluyendo una mayor energía, un pensamiento más claro, un sueño profundo y tranquilo y la piel juvenil.

  1. Índice glucémico bajo.

La lechuga tiene un índice glucémico promedio de 15, pero debido a que tiene tan pocas calorías, su carga glucémica se considera cero. Los alimentos con índices glicémicos bajos son excelentes para cualquier persona que observe su azúcar en la sangre por razones médicas o para el control de peso.

  1. Alimento de beneficios por comerlo crudo.

La lechuga se come casi siempre cruda, proporcionándonos muchos micronutrientes no encontrados en el alimento cocinado o procesado.

Las corporaciones de alimentos no han encontrado una forma de empaquetar lechuga a largo plazo o envasarlo en latas o cajas. Así que es siempre está fresca.

  1. La lechuga sabe muy bien.

Existen muchas variedades de lechuga, con diferentes sabores unas más ácidas y otras más dulces. Puedes probar y encontrar la que más te guste o mezclarlas y crear tus propias recetas de ensaladas. También el añadirle otros componentes saludables como aceite de oliva, lo convierte en un alimento muy completo para tu salud y la de tu familia.

gazpacho 1

El gazpacho, una delicia que se disfruta fria.

gazpacho 1

 

Uno de los placeres de un verano caluroso es que uno siempre se puede refrescar al mediodía con un buen gazpacho. Una sopa fría, deliciosa que aporta al cuerpo nutrientes, gracias a sus selectos ingredientes como el aceite de oliva, vinagre y hortalizas crudas, generalmente tomates, pepinos, pimientos, cebollas y ajo.

El origen del actual gazpacho es incierto, aunque tradicionalmente se le ha considerado un plato del interior de Andalucía, donde el aceite de oliva y los productos de la huerta son abundantes y los veranos muy secos y calurosos. Por esta razón se le conoce comúnmente como gazpacho andaluz y data de la época del al-Ándalus. Algunos autores afirman del gazpacho, en tono jocoso, que “tiene raíces, pero no historia, al menos de historia escrita”.

 

Para garantizar el peculiar sabor y aroma del gazpacho, igual como la textura hay que escoger los ingredientes básicos con cierta habilidad.

 

  • Tomates:

Deben ser bien maduros para que aporten dulzura, antes eran sólo posibles en otoño, pero en la actualidad con el desarrollo de invernaderos y del transporte desde otras latitudes, es posible tener tomates curados casi durante todo el año. Esta hortaliza es la que brinda el color rojo al gazpacho debido a su contenido en licopeno (colorante natural en la piel y carne del tomate). Su exclusión o inclusión como ingrediente hace que se hable de “gazpachos blancos” o de “gazpachos rojos”, respectivamente. En algunos períodos de escasez se ha empleado pimentón en lugar del tomate para lograr el color rojo.

 

  • Pimientos (rojos o verdes):

El pimiento es una verdura que proporciona frescura y sabores con ligeros toques agrios, en España esta variedad de pimientos no suele ser picante.

 

  • Ajo:

El ajo en pequeñas cantidades proporciona un aroma característico, dependiendo de los gustos se añade más o menos. Una de las funciones en el gazpacho es la emulgente entre el aceite de oliva y las hortalizas.

 

  • Pan:

Se emplea para aumentar volumen o espesar, pero si se emplea se reduce el carácter de bebida refrescante. En su elaboración tradicional suele emplearse restos de pan duro que habitualmente se remojan en agua.

El pepino y la cebolla, que si bien no se incluyen en la sopa básica, se pueden aportar como acompañamiento en forma de picada.

  • Pepino:

El pepino se lleva bien con el vinagre. Su sabor es fuerte y su proporción es una medida a tener en cuenta por el gazpachero. Cuando su elaboración no incluye pepino se suele tildar de “gazpacho suave”. Tanto las propiedades del pepino, como las del vinagre y las del agua fría, aliviaban la sed de los segadores que trabajaban en largas jornadas, bajo condiciones de temperatura extremas y con el único alimento durante el día de su gazpacho.

  • Cebollas:

En las recetas suele ponerse una cierta cantidad. Proporciona saborizantes naturales.

El aceite de oliva, vinagre, agua y sal son el resto de ingredientes. Suelen emplearse los de mejor calidad, bien conocido es el refrán popular “con mal vinagre y peor aceite, buen gazpacho no puede hacerse”.

 

 

cabrales quesos de españa

Quesos de España una tradición de textura y sabor.

En la actualidad, existen más de treinta regiones productoras de queso reguladas en todo el país, desde las cuevas de queso azul al norte de España hasta los quesos ahumados a la parrilla de las Islas Canarias.

Estas regiones están protegidas bajo controles de denominación de origen, que regulan todos los aspectos de la producción; desde donde pueden pastar los animales de las colinas, hasta lo húmedo de la sala de curado (o cueva).

De los más de 100 tipos de quesos producidos en España, 27 están protegidos por la denominación “Denominación de Origen Protegida” (D.O.P.). Otros están a la espera de que esta condición les sea concedida por el Ministerio de Agricultura.

Los queseros españoles utilizan tres tipos de leche: de oveja, vaca y cabra; así como la mezcla de estas. Gran variedad de quesos son el resultado de las diferencias climáticas y geográficas y de las costumbres agrícolas, impregnadas de tradiciones. España tiene una gran muestra de patrimonio quesero, que es una reserva de la cultura y tradiciones del país y nos sitúa entre los países productores de queso más importantes del mundo.

Aquí te mencionamos los 9 tipos de quesos de España:

Cabrales:

Cabrales es el famoso queso azul español. Se hace de leche de vaca, oveja o de cabra, dependiendo de la estación. Se envejece de dos a seis meses en condiciones climáticas controladas que permiten crecer el moho penicillium, creando venas azul-verdosas en todo el queso.

cabrales quesos de españa

Ibérico:

Similar a Manchego, el queso Ibérico está elaborado a partir de una mezcla de leche de vaca, cabra y oveja. Es un queso duro y suave que tiene un suave sabor herboso.

Ibores:

Elaborado en la región de Extremadura en España. Es un queso de leche de cabra cruda que adquiere agudeza durante su periodo de envejecimiento de dos meses. Este es un queso duro, salado y picante que se frota con una mezcla de aceite de oliva y pimentón dulce.

quesos de españa

Idiazabal:

Idiazabal es un queso de leche de oveja no pasteurizado que tiene una corteza no comestible. Un queso originario de los Pirineos españoles, Idiazabal puede ser ahumado o sin ahumar. Tiene un sabor agudo y salado.

Mahón:

El queso Mahón es un queso de leche de vaca y de nuez hecho en la isla española de Menorca. La corteza con textura de naranja se crea frotando el exterior con mantequilla, pimentón y aceite. Salado y picante. Mahón es el segundo queso más popular de España después del Manchego.

 

quesos de españa

Manchego:

Manchego, el queso español más famoso, es un queso 100% de leche de oveja elaborado en la región de La Mancha, en el centro de España. Es elaborado a partir de la raza Manchega de oveja, es un queso firme que se deja envejecer de dos meses a dos años. Es identificable por el patrón de zigzag que se graba en su cáscara.

 

Murcia al Vino:

Producido en la región de Murcia, este queso de cabra se lava en vino tinto durante el proceso de envejecimiento dando a la cáscara un profundo color borgoña, aroma florido y sabor a mantequilla.

quesos de españa

San Simón:

San Simón es un queso español ahumado hecho de leche de vaca que se envejece hasta cuatro semanas, ligeramente prensado y luego ligeramente ahumado durante dos semanas. Cremoso y mantecoso, el sabor ahumado de San Simón varía de suave a fuerte.

Tetilla:

Hecho en la región de Galicia de España, Tetilla debe su nombre al parecerse al pecho de una mujer. Tetilla es un queso cremoso semi-suave de leche de vaca con toques de limón y hierbas.

quesos de españa

espárragos

Espárragos, la verdura culinaria por excelencia.

espárragosDe todas las verduras que se encuentran habitualmente en la mesa de los comensales, hay una que siempre destaca, el esparrago. Es una de las verduras preferidas desde la antigüedad. Incluso la palabra esparrago deriva del griego antiguo aspharagos y se originó en el persa asparag que significa simplemente “brote”.

Ha sido usado desde tiempos muy antiguos como verdura culinaria, debido a su delicado sabor y a sus propiedades diuréticas. Hay una receta para cocinar espárragos en el libro de recetas más antiguo que se conserva, “De re coquinaria”, escrito en el siglo III.

En España, el espárrago se utilizaba sobre todo el espárrago silvestre (espárrago triguero) como seto para delimitar las parcelas aprovechando sus hojas en forma de pinchos.

Rico en vitaminas y minerales, el esparrago cuenta con un valor nutricional equilibrado y destaca por sus beneficios para la salud.

A continuación te presentamos el valor nutricional de los espárragos:

Valor nutricional por cada 100 g
Energía 20 kcal 85 kJ
Carbohidratos 3.88 g
Grasas 0.12 g
Proteínas 2.2 g
Retinol (vit. A) 38 μg (4%)
Tiamina (vit. B1) 0.143 mg (11%)
Riboflavina (vit. B2) 0.141 mg (9%)
Niacina (vit. B3) 0.978 mg (7%)
Ácido pantoténico (vit. B5) 0.274 mg (5%)
Vitamina B6 0.091 mg (7%)
Vitamina C 5.6 mg (9%)
Vitamina E 1.1 mg (7%)
Vitamina K 41.6 μg (40%)
Calcio 24 mg (2%)
Hierro 2.14 mg (17%)
Magnesio 14 mg (4%)
Manganeso 0.158 mg (8%)
Fósforo 52 mg (7%)
Potasio 202 mg (4%)
Sodio 2 mg (0%)
Zinc 0.54 mg (5%)

espárragos 2

¿Cómo preparar los espárragos?

Dentro de la Gastronomía, el esparrago es utilizado de formas diferentes. En su forma más simple, los brotes se cuecen en agua o al vapor hasta que están tiernos y se sirven con una salsa ligera (como la holandesa o la mahonesa) o con mantequilla derretida o con unas gotas de aceite de oliva y queso parmesano rallado.

Una manera de prepararlos es atar los brotes en haces y prepararlos de pie, de forma que la parte inferior de los tallos se hierve, mientras que las más tiernas yemas se hacen al vapor. Las ollas altas y cilíndricas para cocinar espárragos tienen bases perforadas y salientes para sujetarlos, de forma que este proceso sea lo más simple posible. En algunas ocasiones se comercializan como espárragos en conserva inundados en un líquido de cobertura.

A diferencia de la mayoría de las verduras, en las que las más pequeñas y delgadas son más tiernas, los tallos gruesos de espárragos tienen mayor volumen tierno en proporción a su piel. Cuando los espárragos llevan demasiado tiempo en el mercado, los extremos cortados se habrán secado y vuelto ligeramente cóncavos.

Los mejores espárragos son los que se recogen y limpian mientras se pone el agua a hervir. Los cocineros meticulosos raspan los tallos de espárrago con un pelador de verduras, evitando las yemas, y los enfrían en agua helada antes de hervirlos; a menudo la piel se incorpora al agua de cocción y se retira cuando los espárragos están hechos, supuestamente para evitar diluir el sabor.

Los espárragos pequeños o las yemas de los grandes sirven para cocinar sopa de espárragos. También suelen servir espárragos revueltos con pollo, gambas o ternera. El espárrago es una de las pocas comidas que se considera aceptable comer con las manos en un ambiente formal.

 

 

 

buñuelos 3

Buñuelos de Cuaresma. Un placer con tradición.

buñuelos 3

Los Buñuelos, es un postre de gran tradición y cariño en varios lugares y culturas en el mundo. Están elaborados de masa de harina que se fríe en abundante aceite. La masa puede mezclarse con agua, leche, huevo o levadura. Pueden llevar un relleno, que puede ser dulce o salado.

En España los buñuelos son un postre típico en muchas comunidades autónomas y, sobre todo, durante sus fiestas regionales. Cada territorio incorpora sus propios ingredientes y su propia tradición. Uno de los más conocidos es el buñuelo de viento. La masa de los Buñuelos de viento frita puede llegar a doblar su volumen, es por esta razón, por las que se les denomina con el apelativo “de viento”; es decir hinchados. Los buñuelos de viento pueden ser rellenos dulces de crema, chocolate, chantillí, etc.

En Cataluña, se consumen sobre todo durante la Cuaresma. Entre los más famosos se encuentran los de viento, los de crema y los del Ampúrdan, en catalán Brunyols de l’Empordà. La forma habitual es hinchada, como de una esfera aplastada y su textura es compacta, más bien a densa. Una de sus características diferenciales es el ligero gusto de matafaluga y que no tienen agujero. Se suelen comer como merienda o para acompañar el café después de comer.

buñuelos 2

¿De dónde vienen los Buñuelos?

Es una de las recetas más antiguas de la cocina mediterránea. El político y escritor romano, Catón el viejo, incluyó una receta de buñuelos, con el nombre de “globos”, en su libro “De Agri Cultura”, escrito en el II s. a. C.

Los describe como un placer para el paladar en el que se mezclan harina y queso, se hacen bolas que se fríen y se untan de miel y semillas de amapola para servirlos. Los buñuelos también eran consumidos por culturas mesoamericanas como los Aztecas y los Mayas en diversas celebraciones. Originalmente se hacía con maíz o frijol y en la época de la conquista se empezó a utilizar la harina de trigo.

La primera sociedad, después de la romana, que consumió buñuelos fue la morisca. Sus ciudadanos, gente de medios humildes, que habitaban los territorios del Sur de la península ibérica y ocupaban puestos de trabajo de baja categoría, desempeñaban también el oficio de vendedores ambulantes de buñuelos.

En Sevilla y Granada, los buñuelos fritos en aceite cubiertos de miel, son un postre típico muy popular. Por otro lado, esta especialidad fue adoptada por los gitanos tras la expulsión morisca y perpetuada hasta la actualidad. No obstante, en algunas regiones de España, los buñuelos encuentran un fuerte competidor en los churros, cada vez más extendidos en fiestas normalmente asociadas a los buñuelos.

Esta Cuaresma, encuentra nuestros deliciosos buñuelos en Forn D’En Pau. ¡Te esperamos!

kale 4

De todos los verdes súper sanos, kale es el rey.

El Kale, definitivamente es uno de los alimentos vegetales más saludables y nutritivos que existen.
Este vegetal, esta cargado de todo tipo de compuestos beneficiosos, algunos de los cuales tienen poderosas propiedades medicinales.

Aquí les presentamos los beneficios y propiedades del kale, que son aprobados por la ciencia:

Kale es un vegetal popular, un miembro de la familia de la col (Brassica oleracea). Se relaciona con verduras crucíferas como col, brócoli, coliflor, coles y coles de Bruselas. Hay muchos tipos diferentes de kale. Las hojas pueden ser de color verde o morado, y tienen una forma suave o rizada. El tipo más común de kale, es también conocida como col rizada o la col rizada escocesa, que tiene hojas verdes y rizadas y un tronco duro, fibroso.

El kale o col rizada está cargada de poderosos antioxidantes como Quercetina y Kaempferol.  Los antioxidantes son sustancias que ayudan a contrarrestar el daño oxidativo causado por los radicales libres en el cuerpo. Se cree que el daño oxidativo está entre los principales factores que impulsan el envejecimiento y muchas enfermedades, incluido el cáncer.

Los antioxidantes que se encuentran el el kale, tienen potentes efectos cardioprotectores, reductores de la presión arterial, anti-inflamatorios, antivirales, antidepresivos y anticancerosos, por nombrar solo algunos, además es una excelente fuente de vitamina C. El contenido de vitamina C  del Kale es mucho mayor que la de otras verduras, aproximadamente 4,5 veces más que la espinaca.

Kale, sin duda puede ayudar a reducir el colesterol, lo que puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón.

Un estudio encontró que el consumo diario de jugo de col rizada durante 12 semanas aumentó el colesterol HDL (el “bueno”) en un 27% y disminuyó los niveles de LDL en un 10%, mejorando al mismo tiempo el estado antioxidante.
También Kale es una de las mejores fuentes de vitamina K. Este es un nutriente importante, dado a que es absolutamente necesario, para la coagulación de la sangre. La vitamina K funciona como activador de ciertas proteínas y dándoles la capacidad de ligar el calcio. El bien conocido fármaco anticoagulante Warfarina funciona mediante el bloqueo de la función de esta vitamina. La forma de la vitamina K en la col rizada es K1, que es diferente que la vitamina K2. El K2 se encuentra en los alimentos de soja fermentada y ciertos productos de origen animal. Ayuda a prevenir las enfermedades del corazón y la osteoporosis.

 

Las sustancias encontradas en el kale, pueden combatir el cáncer. 
Kale está cargado con compuestos que se cree que tienen efectos protectores contra el cáncer. Esto incluye el sulforafano, una sustancia que se ha demostrado que ayuda a combatir la formación de cáncer a nivel molecular. También contiene indol-3-carbinol, otra sustancia que se cree que ayuda a prevenir el cáncer.

El kale, es una alternativa deliciosa, para cuidar la salud integral de la familia. Incluyéndola en la dieta cotidiana, contribuye al cuidado y prevención de enfermedades.

La Butifarra: De Cataluña al mundo.

En el amplio mundo de las salchichas, sin duda alguna, la butifarra ocupa un lugar muy especial. Será por su textura, su grosor o su sabor, es un manjar que nunca puede faltar en la mesa de los comensales.

La butifarra o como se dice en catalán “botifarra” es un embutido fresco compuesto de carne picada de cerdo condimentada con sal, pimienta y, a veces, otras especias. En España se pueden encontrar distintas variedades según la región.

La butifarra fresca es roja antes de estar cocida y rosada después. A diferencia de otras salchichas y preparados cárnicos, no contiene grasa sino carne magra de la punta del lomo y a veces de otros recortes de carne magra de cerdo. Como mucho, se le añade un poco de tocino picado como condimento, pero éste nunca alcanza grandes proporciones como ocurre en otras salchichas. A veces la carne picada se puede cocinar ligeramente en el horno o se puede condimentar con setas picadas, antes de ser embutida.

butifarra 2

Generalmente para prepararlas se debe picar finamente un kilo de carne magra de lomo de cerdo y luego se condimentan con pimienta y sal. Esta mezcla es amasada manualmente y luego se embute en intestinos gruesos o tripas de cerdo.

Luego, es marcado el intestino a cada palmo aproximadamente con hilo grueso de algodón y se separa en diferentes butifarras, sin cortar, enrollando cada una con la tripa. Luego se hacen reposar sobre papel absorbente y se refrigeran. Se suelen añadir otros condimentos, como perejil y ajo picados, o rovellones o ceps picados, tocino magro o miel, entre otros. Las butifarras frescas se pinchan con un tenedor pero no se cortan nunca a lo largo y luego se cuecen a la brasa, a la plancha o en una sartén con poco aceite. En Cataluña se suelen acompañar de alubias salteadas, es la famosa “butifarra amb seques”.

De las butifarras cocidas existe una enorme variedad. Una de las más conocidas es la butifarra de huevo (Botifarra d`ou). Típica de la temporada del carnaval en Cataluña, se consume cortada en rodajas. Las butifarras cocidas son un tipo de embutido que no es necesario cocinar ni calentar. También es posible incluirlas en guisos y platos de consistencia. Las butifarras blancas, negras y de huevo, suelen servirse cortadas a rodajas de medio a un centímetro de grosor y se utilizan para hacer tortillas de butifarra. Es un error confundir la butifarra, aunque contenga sangre, con la morcilla, ya que su principal ingrediente es sangre de cerdo, acompañada de diversos ingredientes como la cebolla, el arroz y la manteca de cerdo, a diferencia de la butifarra.

La tradición de la butifarra rápidamente se expandió por todo el mundo. Por ejemplo, en América, en la Costa Caribe colombiana también se consume un tipo de butifarra, la cual se prepara con adobos de esa zona del país sudamericano. En El Salvador (Cojutepeque), México (Tabasco, Toluca y Chiapas), Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay también se pueden encontrar variedades locales de butifarras.

¡Vuelve la temporada de Calçots!

Todos los años después de la época navideña vuelven los calçots.  Estas deliciosas cebollas asadas, para ser bañadas en una única salsa y literalmente devoradas por comensales de todas las edades. Muchos prefieren cubrirse con un babero, antes de mancharse en un ritual para el que es necesaria cierta destreza y alguna que otra toallita húmeda para el plato de después.

El origen de comer calçots, o como se suele llamar en Cataluña, “la calçotada” es objeto de discusión. El cuento popular dice que fue fruto de un invento de un payes llamado Xat de Benaiges, un campesino de finales del siglo XIX de la zona de Valls (Provincia de Tarragona), que por descuido, preparó a la brasa unas cebollas que sobrecalentó. Se quemaron todos por la parte exterior y, en lugar de tirarlos, peló las capas más externas quemadas, descubriendo que su interior estaba muy tierno y sabroso.

Lo cierto es que es una comida que se tiene que preparar a fuego vivo para lo que es necesario encender una buena cantidad de leña. No es casualidad que se suele preparar en invierno, ya que la gente se suele agrupar alrededor de un fuego para calentarse. Por eso, otro cuento popular, dice que se reunían varios campesinos alrededor de un fuego, y porque eran tan pobres y no tenían nada más que asar que unas cebollas jóvenes, ni tampoco más leña, las pusieron en el fuego con la intención de avivarlo aunque fuera un poco más. Para su sorpresa descubrieron de que no sólo podían disfrutar durante un poco más de tiempo del calor del fuego sino también de una deliciosa comida.

Lo cierto es que los calçots son una comida perfecta para el invierno. Sus propiedades nutritivas son iguales a las de la cebolla, es decir, tiene un amplio contenido de vitaminas y minerales. Además, se le atribuyen propiedades diuréticas, tonificantes, digestivas y afrodisíacas. Se consumen los tallos jóvenes con lo cual se puede hacer hasta principios de la primavera. Una vez hechos cuando las capas exteriores están negras, entreabiertas y echan una especie de espumita, se envuelven en grupos de 25 aproximadamente en varias hojas de papel de periódico y se dejan como mínimo una media hora para que acaben de cocerse con su propio calor.

Se comen pelando las capas exteriores y untando el calçot de una salsa denominada salsa calçot o también con salsa de romesco. La diferencia entre las dos salsas no es grande y se suele decir que hay casi tantas versiones como cocineros. Algunos sustituyen una parte de almendras por avellanas, que se cultivan en la tierra originaria del romesco. En general se añade más aceite cuando se quiere una salsa más suave y líquida, o pan frito o galletas maría si se quiere espesarla. Para dar sabor y un toque personal se añade, según el cocinero, ajo crudo, guindilla, pimentón, etc.

Una vez consumidos los calçots y tras lavarse las manos (que quedan completamente negras), se come carne y butifarras asadas sobre las brasas que quedan después de hacer los calçots, todo ello regado con vino o con cava.