Entradas

cabrales quesos de españa

Quesos de España una tradición de textura y sabor.

En la actualidad, existen más de treinta regiones productoras de queso reguladas en todo el país, desde las cuevas de queso azul al norte de España hasta los quesos ahumados a la parrilla de las Islas Canarias.

Estas regiones están protegidas bajo controles de denominación de origen, que regulan todos los aspectos de la producción; desde donde pueden pastar los animales de las colinas, hasta lo húmedo de la sala de curado (o cueva).

De los más de 100 tipos de quesos producidos en España, 27 están protegidos por la denominación “Denominación de Origen Protegida” (D.O.P.). Otros están a la espera de que esta condición les sea concedida por el Ministerio de Agricultura.

Los queseros españoles utilizan tres tipos de leche: de oveja, vaca y cabra; así como la mezcla de estas. Gran variedad de quesos son el resultado de las diferencias climáticas y geográficas y de las costumbres agrícolas, impregnadas de tradiciones. España tiene una gran muestra de patrimonio quesero, que es una reserva de la cultura y tradiciones del país y nos sitúa entre los países productores de queso más importantes del mundo.

Aquí te mencionamos los 9 tipos de quesos de España:

Cabrales:

Cabrales es el famoso queso azul español. Se hace de leche de vaca, oveja o de cabra, dependiendo de la estación. Se envejece de dos a seis meses en condiciones climáticas controladas que permiten crecer el moho penicillium, creando venas azul-verdosas en todo el queso.

cabrales quesos de españa

Ibérico:

Similar a Manchego, el queso Ibérico está elaborado a partir de una mezcla de leche de vaca, cabra y oveja. Es un queso duro y suave que tiene un suave sabor herboso.

Ibores:

Elaborado en la región de Extremadura en España. Es un queso de leche de cabra cruda que adquiere agudeza durante su periodo de envejecimiento de dos meses. Este es un queso duro, salado y picante que se frota con una mezcla de aceite de oliva y pimentón dulce.

quesos de españa

Idiazabal:

Idiazabal es un queso de leche de oveja no pasteurizado que tiene una corteza no comestible. Un queso originario de los Pirineos españoles, Idiazabal puede ser ahumado o sin ahumar. Tiene un sabor agudo y salado.

Mahón:

El queso Mahón es un queso de leche de vaca y de nuez hecho en la isla española de Menorca. La corteza con textura de naranja se crea frotando el exterior con mantequilla, pimentón y aceite. Salado y picante. Mahón es el segundo queso más popular de España después del Manchego.

 

quesos de españa

Manchego:

Manchego, el queso español más famoso, es un queso 100% de leche de oveja elaborado en la región de La Mancha, en el centro de España. Es elaborado a partir de la raza Manchega de oveja, es un queso firme que se deja envejecer de dos meses a dos años. Es identificable por el patrón de zigzag que se graba en su cáscara.

 

Murcia al Vino:

Producido en la región de Murcia, este queso de cabra se lava en vino tinto durante el proceso de envejecimiento dando a la cáscara un profundo color borgoña, aroma florido y sabor a mantequilla.

quesos de españa

San Simón:

San Simón es un queso español ahumado hecho de leche de vaca que se envejece hasta cuatro semanas, ligeramente prensado y luego ligeramente ahumado durante dos semanas. Cremoso y mantecoso, el sabor ahumado de San Simón varía de suave a fuerte.

Tetilla:

Hecho en la región de Galicia de España, Tetilla debe su nombre al parecerse al pecho de una mujer. Tetilla es un queso cremoso semi-suave de leche de vaca con toques de limón y hierbas.

quesos de españa

La cerveza: Historia, magia y propiedades para la salud.

cerveza 4

Originalmente, la cerveza se solían hacer con un cereal antecesor del trigo llamado espelta. Pero rápidamente se impusieron el trigo y la cebada en la cervecería. Su sabor amargo es debido a que se fabrica con granos de cebada germinados u otros cereales cuyo almidón se fermenta en agua con levadura y se aromatiza a menudo con lúpulo.

Historia de la cerveza.

¿Qué fue primero, la cerveza o el pan?

Es bastante probable que tanto el pan como la cerveza fuesen descubiertas al mismo tiempo, cuando el hombre comenzó a cultivar los cereales entre el milenio XI a. C. y el milenio VII a. C. en la zona de Mesopotamia. Sólo es una cuestión de proporciones, si se ponía más harina que agua y se dejaba fermentar, se obtenía pan; si se invertía la proporción poniendo más agua que harina y se dejaba fermentar, se conseguía cerveza. La fermentación producía alcohol y desinfectaba el agua ofreciendo así una bebida limpia de contaminación bacteriana.

No en vano, en sitios como la República Checa o Baviera, se llama a la cerveza hasta hoy en día “pan líquido”. El fenómeno de la fermentación era concebido como un acto procedente de las divinidades con fuerte carácter mágico. Así fue como la cerveza fue concebida como bebida sagrada y placiente a los dioses. Y no son raros los textos en los que se describe una ofrenda en la que figura la cerveza como alimento sagrado.

cerveza 2

La cerveza y la sociedad.

La cerveza siempre tuvo una gran importancia social. Antiguamente muchos salarios se cobraban en grano o directamente en cerveza. La gente con más poder adquisitivo no cambió el consumo aunque lo sofisticó. Se solía filtrar la cerveza, haciéndola más densa y con ello más cara. Existen testimonios de cómo los pobres bebían cerveza con cañitas del río, mientras que los ricos disponían de tubos en oro para hacer el mismo servicio. Siendo un alimento de primera necesidad, a lo largo de la historia, fue objeto de codicias diversas por parte de la gente poderosa que hizo en algún caso un monopolio.

Desde finales del siglo XIX la elaboración de la cerveza se junta con el desarrollo de métodos que permitían la elaboración masiva de la cerveza. Hasta los años 1970, fueron desapareciendo grandes cantidades de recetas y se fue uniformizando mundialmente la producción, principalmente de cervezas Lager de calidad. Aun así, algunas asociaciones de productores y consumidores especialmente ingleses, alemanes y americanos siguen exigiendo otro tipo de cervezas y vuelven a la producción casera y artesanal.

cerveza

La cerveza posee un alto contenido en vitaminas, sales minerales, proteínas, fibras, micro-nutrientes y carbohidratos. Según un estudio realizado en la Universidad de Cardiff, la cerveza incrementa el colesterol bueno, mejora la coagulación de la sangre, tiene un alto valor nutricional y favorece la digestión. El consumo moderado de bebidas fermentadas, como la cerveza, puede formar parte de una alimentación saludable como la Dieta Mediterránea actual, por las propiedades que les confieren su baja graduación y las materias primas con las que están elaboradas. Por este motivo, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria incluye en la Pirámide de la Alimentación Saludable las bebidas fermentadas (cerveza, vino, cava o sidra) de forma opcional y moderada en la dieta de adultos sanos.

¿Te apetece una cerveza? Te esperamos en Entre Tapes, para disfrutar de una deliciosa cerveza en compañía de nuestra gran variedad de tapas. 

Embutidos de España: Sabor para todos los sentidos.

Embutidos de España: Sabor para todos los sentidos.

Embutidos de España.

En España existe una gran variedad de embutidos. Suelen ser curados, como el chorizo, el salchichón y la sobrasada, aunque también existen los cocidos, como la longaniza, la androlla y la morcilla.

Según autores de cocina modernos actualmente existen cerca de dieciocho clases de embutidos e innumerables tipos. La mayoría de los embutidos de España, se suelen elaborar de carne de cerdo. Generalmente se hacen de carne picada y condimentada con hierbas aromáticas y diferentes especias (pimentón, pimienta, ajos, romero, tomillo, clavo de olor, jengibre, nuez moscada, etc.)

Durante el proceso se introduce la carne en piel de tripas de cerdo. De ahí el nombre que reciben “los embutidos” porque son embutidos en piel. La tripa natural es la auténtica creadora del gran sabor del embutido natural por sus grandes cualidades en la curación de los embutidos. Su forma de curación ha hecho que sea de fácil conservación, durante períodos de tiempo relativamente largos. Para la elaboración artesanal de estos productos se utiliza una máquina específica, encargada de hacer carne picada que mediante una cuchilla pica la carne y en una segunda operación la embute en la piel de tripa de cerdo. Posteriormente pasa a la fase de curación. Esta fase es muy importante a la hora de tener una adecuada capacidad de conservación del producto final, vigilando la estabilidad del color y formación final del aroma. Dependiendo del tipo de embutido se realiza el curado de diferentes formas.

Desde un punto de vista nutricional se puede decir que están compuestos de agua, proteínas y grasas. La proporción de agua dependerá del tipo de curado, pudiendo llegar desde un 70% en los productos frescos hasta un 10% en aquellos que han sido curados por secado. Tras estos ingredientes básicos se suele añadir diferentes especias, según la región y las tradiciones culinarias.

Los embutidos de España generalmente se sirven con pan (en tostada o en bocadillo) o si se desea servir a varias personas en una presentación adecuada en lo que se denomina tabla de embutidos. En la mayoría de los casos se sirve frío y cortado en rodajas (de ahí la denominación inglesa de cold cut). Por regla general se trata de un aperitivo o tapa servida antes de una comida (en este caso se denomina entremés) o bien en una merienda o cena. En el caso de los embutidos frescos o semicurados (como es el caso del chorizo achorizado), han de cocinarse previamente bien fritos o hervidos o cocidos en agua (eliminando gran parte de su grasa), en vino o en sidra uniendo ambos sabores. Los embutidos deben conservarse siempre en ambientes frescos, lo ideal para la conservación es que estos se consuman justo en el momento de su cortado.

El jamón si bien no es un embutido, es el fiambre más popular de España, tan habitual que puede decirse que tiene rango de plato nacional. Aunque existen variedades de embutidos en el sur de España, su variedad crece a medida que se va hacia el norte.

¡Tapas, tapas y más tapas!

Las tapas se han convertido en un fenómeno culinario dentro y fuera de España. En su esencia no supone más que un aperitivo que se sirve en la mayoría de los bares o restaurantes acompañando a la bebida (alcohólica o no).

Pero las tapas se han convertido en mucho más, en parte fundamental de la identidad española y el “ir de tapeo” en una posibilidad de compartir momentos inolvidables con amigos y familiares que a veces puede durar horas e incluso toda la tarde o noche. Una buena tapa no conoce horario ni temporada, agrada a todo el mundo al mismo tiempo que no engorda a nadie, su origen se remonta a la Edad Media y ni siquiera le hace falta cubierto, con un palillo es suficiente.
Aquí haremos un listado de las tapas más populares de España:

  • Tortilla de patatas o tortilla española: Un pinchito de tortilla de patatas, con un poco de pan con tomate o sin, nunca puede falta en una mesa de tapeo.
  • Pulpo a la gallega: Unas rodajitas de pulpito con aceite de oliva virgen extra y pimentón rojo. Debajo unas rodajas de patata cocida y encima un poco de sal gruesa. ¡Ideal para compartir!
  • Patatas bravas: ¡El clásico! Con salsa brava o con alioli. Perfecto para acompañar una cerveza bien fría y charlar con los amigos.
  • Croquetas de jamón: El mundo de las croquetas es complejo. Existen diferentes variedades y estilos de preparación, con bacalao, con queso, con marisco, con pollo, crujientes, suaves, etc. Sin embargo, las más populares siguen siendo, las de jamón. Muy ricas si se acompañan con un vino tinto crianza.
  • Ensaladilla rusa: Desde 1858 forma parte de la cocina española y no piensa en dejarla. Sigue siendo una de las tapas más populares de España, en todas sus variantes, con olivas, con atún, pimiento rojos con simplemente con verduras variadas y mayonesa.
  • Chocos: Tiras de sepia, rebozado. Crujiente por afuera por la harina de sémola de trigo duro pero tierno por adentro. Con un poco de limón y a picar.
  • Pescaditos fritos: Pequeños pescaditos (respetando el tamaño estándar) rebozados con un poco de sal y limón. Literalmente para chuparse los dedos.
  • Gambas al ajillo: Pelados, fritos en un buen aceite de oliva virgen con trozos de ajo. Listos para picotear. Muchas personas la consideran la tapa más rica que existe en la tierra. Perfecto con una copa de vino blanco.
  • Calamares a la Romana: Anillos de calamar rebozados en harina y fritos hasta que queden doraditos. Inolvidable experiencia cada vez que se piden. No olviden el limón.

En Entre Tapes le ofrecemos nuestra especial forma de concebir el mundo de la restauración, nos lleva a poner un énfasis especial no solo en buscar la satisfacción de nuestros comensales, sino en ofrecerles una variada carta que de forma equilibrada aúne los productos y los sabores tradicionales, con las presentaciones y elaboraciones propias de la cocina más actual.
Abrimos para desayunos, comidas y cenas.

aceitunas

La aceituna. Origen y variedades.

La aceituna u oliva es el fruto del árbol olivo y tiene su origen en Grecia y Asia Menor, donde todavía pueden encontrarse bosques de olivos silvestres. Las aceitunas se consumen tanto molidas, como aceite o en fresco pasando primero por un proceso de maceración que elimina el sabor amargo. En España son muy populares las aceitunas aliñadas o servidas con anchoas como aperitivo.

España es el primer productor a nivel mundial con casi 8 millones de toneladas anuales y cuenta con una gran variedad de olivas, algunas de estas variedades son las más apreciadas en otros países.

aceitunas

Las diferentes variedades de olivas son:

  • Aloreña: Del centro de la provincia de Málaga. Es una aceituna muy redondeada, Pertenecen a la D.O. Aloreña, siendo la primera variedad de aceituna con Denominación de Origen.
  • Arbequina: De Cataluña y Aragón con aceite afrutado con toques de manzana y almendra, sabor dulzón.
  • Blanqueta: Del norte de Alicante con aceite afrutado de aceituna verde e intensidades ligeras, amargo y picante, fresco y ligeramente dulce.
  • Cordobesa: Con un periodo de curación que suele durar un año y de consistencia dura, salada, aspecto marrón oscuro, sabor predominante a ajo macerado.
  • Cornicabra: De Toledo, aceite con sabor a frutas maduras, verde, aromático, fresco, ligeramente amargo.
  • Cuquillo: Con un aceite afrutado con sensaciones de manzana y toque almendrado, aromático y dulce.
  • Empeltre: Con un aceite afrutado, sabor a frutas maduras, muy aromático y muy dulce.
  • Gordal: De Sevilla. Es una aceituna de mesa, muy apreciada por su gran tamaño y sabor. El peso medio de la oliva es de 12 g y su rendimiento graso de un 22 %.
  • Hojiblanca: Con un aceite afrutado de manzana, plátano, verde hierba, aromático y dulce.
  • Lechín: Con un aceite dulce y sabor a manzana suave y con un aroma a hierba recién cortada.
  • Manzanilla cacereña: Aceite denso, con color amarillo o brillante y sabor no amargo, a veces con algo de picante.
  • Manzanilla sevillana: Variedad muy apreciada que se cultiva principalmente en la provincia de Sevilla.
  • Obregón: Aliñada con hierbas, tiene un sabor fuerte y amargo. Son aceitunas de gran tamaño y con un hueso considerable.
  • Picual: Aceite con olor y sabor afrutado de aceituna, verde hierba, amargo. Es la menos vecera de todas las variedades plantadas en España, su índice de grasas totales es el más alto.
  • Picudo: De Córdoba, con aceite afrutado con regusto de almendra, sabor fresco, con toque a manzana y dulce fragancia.
  • Serrana de Espadán: Aceite con sabor ligero, afrutado y fino que recuerda a las aceitunas verdes recién cogidas y a las manzanas, con aroma a trufas maduras, higos y almendras.
  • Verdeja: Aceite muy afrutado y aromático, rotundo en su olor a hoja, en el que se entremezclan sabores a hierba, avellana o plátano, a veces con sabor picante en la boca.
  • Verdial: Reciben este nombre por permanecer de color verde después de madurar. Existen diferentes variedades y de ella se obtienen aceites de sabor dulce y gran calidad. Su aroma recuerda a la aceituna fresca, aromático, paladar natural con amargor y picor equilibrados. La presentación de verdeo son aceitunas aliñadas con ajo y hierbas aromáticas rajadas.

Recuerda disfrutarlas con buena compañía y ya sea con un vinito o cerveza, os esperamos para que pruebes nuestra variedad de olvidas y de tapas en Entre Tapes, en nuestras diferentes localizaciones.

tapas

El origen de la tapas

tapasLas tapas, que muy bien conocemos todos, son nuestro producto estrella, somos especialistas en ellas.

Esas pequeñas cantidades de comida que han acompañado tantos momentos geniales, nos atreveríamos a decir, que de todos nosotros y que se sirven para acompañar a la bebida son lo que conocemos por tapas. Y el por qué utilizamos este vocablo para hablar de este aperitivo tan arraigado a nuestra cultura, es casi un misterio no resuelto.

Existen muchas versiones y leyendas acerca de ello; la mas popular, quizá, la que habla de su origen como como consecuencia de una anécdota que tenía al Rey Alfonso XIII en su visita a Cádiz.
Cuenta esa leyenda que el Rey hizo una parada en el Ventorrillo del Chato. Una especie de venta que todavía hoy tiene sus puertas abiertas. El local se encuentra a mitad de camino entre Cádiz y San Fernando.

Alfonso XIII pidió que le sirvieran una copa de vino de Jerez. Y justo en el momento en el que la copa es servida, un remolino de viento entra en el local, amenazando con llenar de arena la copa del monarca. Para evitar la tragedia, entiéndase la ironía, uno de los camareros, muy atento y avispado, acudió en rescate del caldo servido al Rey y lo tapó rápidamente con una loncha de jamón.

Sorprendido, el Rey pregunta qué era aquello. A lo que el camarero le responde excusándose por el atrevimiento y explicándole que le ha puesto una tapa a su copa para que no entrara arena en ella.
Tras terminar la copa, Alfonso XIII pidió otra copa de Jerez, pero la quería con otra tapa igual.
Los presentes, se debatían entre la sorpresa, el desconcierto y la risa… Finalmente, todos acabaron pidiendo lo mismo que el Rey: una copa de vino con una tapa.